El orgullo de ser Legado UJAT: hombres y mujeres que aportaron a la grandeza de la universidad

Redacción/

Segunda parte

Como un homenaje a los hombres y mujeres que pusieron sus conocimientos y experiencias al servicio de la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco, el canal 35.1 TV UJAT, presentó la segunda parte del programa especial “El orgullo de ser Legado UJAT”, que en esta emisión congregó los testimonios de egresados y profesores investigadores, quienes compartieron sus recuerdos acerca de su vida en la máxima casa de estudios.

Al hablar de sus maestros en la época de 1954, Jorge Priego Martínez, profesor investigador desde hace más de 30 años, con añoranza recuerda las enseñanzas de Ramón Neme Castillo, de Soledad E. Cruz, de la maestra Nely Tirado, de Hilda Suárez Hernández; así como de Alicia Deval (María del Pilar del Espíritu Santo Torruco), quienes forjaron su camino en diversas áreas del conocimiento, en los claustros del Instituto Juárez, edificio que –dijo- aún alberga esas bancas de los pasillos y el Juchimán.

“Han pasado muchas personas valiosas por esta casa de estudios, que le dieron presencia y pusieron en alto su nombre, como Francisco J. Santamaría, Rafael Domínguez, entre otros; así como Agenor González Valencia, quien se convirtió en el primer egresado de la Universidad Juárez de Tabasco y el primer egresado del doctorado de la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco”, compartió.

Carlos Francisco Dagdug Cadenas, Maestro en Derecho Constitucional, Amparo y Derechos Humanos por la UJAT y profesor investigador de esta casa de estudios desde 1971, fue el primer director de la Escuela de Ciencias de la Educación, momentos que a su experiencia, significaron un reto, pues ejecutó acciones que reorientaron las metas y objetivos de esta carrera en la Universidad.

“Tuvimos que aprender de los que sabían sobre educación y realizamos un intercambio académico, cultural y deportivo con la Escuela de Ciencias de la Educación de Ciudad Victoria, Tamaulipas, porque era la más avanzada en esa época; vinieron a Tabasco los grupos de cuarto, quinto y sexto año, para convivir con nuestros estudiantes, mientras que nuestros profesores reestructuraron los programas de esta disciplina en la UJAT”, detalló, al recalcar que uno de los grandes esfuerzos fue contar con la presencia de Olac Fuentes Molinar, introductor de Ciencias de la Educación en México.

“El estudiante tiene un binomio, que debe ser inseparable para poder aprender: estudiar y preguntar” a decir Eduardo Pedrero Bocanegra, quien dejó su legado en la Escuela de Medicina, cuando en 1982 fuera electo director de la terna conformada con los profesores Manuel Soto Hernández y Alfonso Silva Nava, con quienes –afirmó- trabajó de la mano para hacer reformas positivas dentro de esta escuela de la salud.

Segundo médico emanado de la UJAT, Pedrero Bocanegra platicó que, dentro de su administración, se realizó un examen de admisión y curso propedéutico a los jóvenes que ingresaron, pues la infraestructura empezada a quedar como insuficiente ante la demanda creciente de espacios en medicina; y hoy, a más de 50 años de trabajo y dedicación, asegura estar orgulloso de sus ex alumnos, quienes en el presente algunos figuran en espacios nacionales y otros más son parte de la plantilla docente de Ciencias de la Salud.

Reconocida como la primera directora de la División Académica de Ciencias Económico Administrativas en 1991, así como la primera Contralora General y Secretaria de Finanzas, significó un gran reto para Olga Yeri González López, eventos que le dejaron grandes satisfacciones como egresada de la Universidad, ya que le permitió conocer a su casa de estudios desde el punto de vista docente y administrativo.

Compartió su visita a Estados Unidos, donde conoció junto a otros colegas, las bases del Tratado de Libre Comercio entre los países de Norteamérica, para ver lo que se proponía para la educación en este acuerdo, y cómo adaptarla para esta transformación global; “fue algo muy interesante, pues como docentes y administrativos tuvimos que pensar en una reestructuración de los planes de estudios, que les dieran a los jóvenes las herramientas para ser competitivos”, detalló.

Las anteriores anécdotas, son solamente algunas de las historias que la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco ha visto formarse dentro de sus espacios académicos, de investigación y administrativos, historias de vida de hombres y mujeres que han contribuido al engrandecimiento de esta casa de estudios, dejando un legado invaluable para las nuevas generaciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s