Archivo de la categoría: Sin Remitente

Gobierno y Prensa en Tabasco en tiempos de la Transformación

Víctor Ulín/Sin Remitente/

La prensa no podía ser ajena a la transformación social, política y económica que en Tabasco viene promoviendo el gobernador Adán Augusto López Hernández, y en el país el Presidente Andrés Manuel López Obrador.

La nueva relación que plantea el gobierno de Tabasco -y el federal- tiene que verse como una oportunidad para fortalecer la credibilidad y legitimación de los medios y periodistas que en los últimos años, -además de otras amenazas- han enfrentado el arribismo de quienes con un celular han usurpado y lucrado en su nombre con cuanto actor político se ha dejado o alientan, y los que desde el anonimato emprenden campañas de linchamiento o difamación desde el tuiter o facebook.
Para el gobierno del Estado representa también la oportunidad de establecer y consolidar una relación respetuosa y transparente con directivos de medios, impresos, electrónicos y digitales, y periodistas profesionales.

Así tendría que entenderse ahora la relación del gobierno con la prensa en Tabasco, tan necesaria para el fortalecimiento democrático del país y de los propios medios.

De ningún modo debe reprobarse que un gobierno elija medios profesionales para promover sus acciones y obras de gobierno. Es, de hecho, su obligación para mantener informada a la población de lo que hace con el dinero de sus impuestos.
En Tabasco, los medios de comunicación y los periodistas profesionales son de sobra conocidos, aunque no todos hayan sido valorados o respetados por los gobiernos priistas o perredistas en su quehacer.
La crisis económica que viven los medios y periodistas no es consecuencia directa de la nueva política de comunicación social que impulsa el gobierno federal para acabar con excesos, y que ya se venía padeciendo desde hace años.

Para nadie del ámbito es un secreto que las nuevas plataformas digitales y redes sociales – por ende el surgimiento de nuevos medios y de ciudadanos activos que compiten al reportero en su actividad y que han puesto en jaque a empresas mediáticas que han aplazado su transformación o no se han adaptado al nuevo ecosistema mediático- merman al periodismo tradicional y a los periodistas que viven de su profesión.
A cualquier gobierno que se precie demócrata, le conviene tener una prensa profesional vigilante, crítica y aliada contra la corrupción, y que procure un periodismo que aporte, forme e informe, no que ataque o denigre.
Y a eso habría que apostarle privilegiando al periodismo profesional, no a los oportunistas.

Anuncios

Toño Caldo: sin rumbo en Paraíso

Sin Remitente/ Víctor Ulín/

Como ocurre en Macuspana con Roberto Villalpando, en Paraíso sus habitantes viven una pesadilla con su alcalde Antonio Alejandro Almeida, conocido popularmente como “Toño Caldo”.

A cuatro meses de asumir el cargo, el edil tampoco entiende que no puede irse por la libre y desestimar las líneas generales de gobierno que desde la Presidencia y el gobierno estatal impulsan Andrés Manuel López Obrador y Adán Augusto López Hernández, respectivamente, para procurar un gobierno honesto y trabajar para los más necesitados.

Como ha reportado Luis Rubén López, corresponsal de Tabasco Hoy en el municipio, “Toño Caldo” trae de cabeza al Ayuntamiento con sus ocurrencias, desaciertos y excesos.
Lo más reciente que sabemos, es la construcción de una carretera que beneficia a un empresario que financió su campaña.

Y también los negocios que su hijo, Antonio Almeida, pretende realizar con un sindicato creado ex profeso para sacarle raja a la Refinería mediante el ofrecimiento de empleo.

Paraíso, convertido ahora en una zona estratégica para la producción de combustibles , está en manos de un alcalde que no tiene la mínima idea de cómo debe gobernarse, ni menos cuenta con personal que lo ayude. Prevalece al interior de la administración, una auténtica anarquía que afecta a la población que sigue a la espera de que su alcalde cumpla.
Morena, con Toño Caldo, ganó perdiendo en la elección del primero de julio. En realidad, como sucedió en varios municipios, en Paraíso fue la fuerza electoral de Andrés Manuel López Obrador lo que logró el triunfo que no esperaban.

En menos de tres años, Morena, ya con un candidato profesional, tendrá que batallar contra la nefasta -ya se perfila- herencia del alcalde y parentela.
Para Morena, Paraíso es ya una plaza que no pueden perder, aun cuando lo mal gobierne un alcalde que todavía no asimila la importancia de gobernar el municipio. Lo que pueda hacer el gobernador para enderezar el rumbo de la administración, y la diputada presidenta del Congreso del Estado -virtual candidata a la alcaldía-, Betty Milland, será fundamental para que Paraíso siga siendo de Morena y prospere su gente.

Macuspana sin alcalde

Víctor Ulín/Sin Remitente/

En un mes, el gobernador Adán Augusto López Hernández tiene ya claro con qué presidentes municipales cuenta para concretar la Cuarta Transformación en Tabasco y quienes, embrutecidos y envilecidos por el poder, desde ahora le fallaron.
El ejemplo más representativos y lamentable de ese fracaso, es Roberto Villalpando, transformado en un Don Juan, preocupado más por complacer a su pareja sentimental que en atender las necesidades y problemas de la gente. Macuspana ganó un Dandy, pero no tiene ni tendrá alcalde.
El todavía edil de Macuspana no entendió la convocatoria que le hizo tanto el gobernador como el Presidente para que trabajaran de tiempo completo al servicio de la gente – ¿no fue para eso que quería ser alcalde?- y hacer diferencia con los gobiernos del PRI y del PRD que defraudaron a los tabasqueños.
Es inaceptable que Roberto Villalpando solo llegue unas horas -un día a la semana -cuando lo hace- y el resto se dedique a pasear por las plazas comerciales, viaje a la Ciudad de México y a vivir a expensas del dinero de las familias de Macuspana.
No comprende -le cuesta, es complejo- que su reprobable comportamiento impacta negativamente en su partido, Morena, y en el esfuerzo titánico que hace el gobernador Adán Augusto López para sacar de la crisis al Estado.
A cuatro meses de iniciar su gestión, el gobierno encabezado por Roberto Villalpando ha sido más noticia por su romance, excesos personales y la anarquía en el Ayuntamiento, -controlado por funcionarios menores que se sacaron la lotería, sin haber participado en la pasada campaña-, que por obras o resultados.
Si cuando acabó el trienio de “Cuco” Rovirosa, las familias de Macuspana pensaron que no había ningún otro alcalde tan malo, se equivocaron: Roberto Villalpando lo superó por mucho. Y le bastaron solo cuatro meses para demostrarlo.
Pero no todo está perdido: el futuro de Macuspana está en manos de sus habitantes y los diputados de Morena que tienen la última palabra: cambiar de alcalde o continuar en el estancamiento y atraso histórico.

Que le vaya bien al Presidente

Sin Remitente/

Ex gobernador contra Secretaría de Salud, asunto personal?/

Víctor Ulín/

A partir de ya, la apuesta debe ser solo una: que al Presidente Andrés Manuel López Obrador le vaya muy bien en el ejercicio del poder que le confiere encabezar la aspiración de millones de mexicanos esperanzados de que las cosas mejoren.

Para Tabasco -y el sur en lo particular-, tendrán que venir, como lo adelantó ya el gobernador electo, Adán Augusto López Hernández-, mejores tiempos de prosperidad.
Obrador arriba a la Presidencia con un amplio respaldo para hacer cambios de fondo a un régimen neoliberal que – cómo lo expresó- sacrificó el bienestar de las mayorías para enriquecer a una minoría.

El reto para el tabasqueño es mayúsculo y los hechos irán confirmando su intención de transformar al país y la vida de los mexicanos.
Con su toma de protesta en el Congreso de la Unión y en el Zócalo, le devuelve al poder político su estatus por sobre el poder económico. Y antes que la minoría, primero los pobres.

No le será fácil desterrar viejas prácticas de corrupción e impunidad que le heredanpanistas y priistas, pero tiene la voluntad de hacerlo.
“No les voy a fallar”, refrendó ya como Presidente. Qué así sea, por el bien de todos.

¿ASUNTO PERSONAL?
Hace unos días, el ex diputado Manuel Andrade Díaz demandó ante Derechos Humanos a la Secretaría de Salud por la crisis que vive, pero ahora que se anuncia un paro sindical habrá que ver cuál es su postura a seguir.
El caso es que ese paro de seis mil 600 trabajadores, convocado por el dirigente de la Sección 48, Jorge Herrera, resulta injustificado debido a que a la fecha ya recibieron el pago 5 mil y solo se espera a que el gobierno federal deposite para saldar el resto.
Ese paro sindical dejará desprotegido a los hospitales, poniendo en riesgo la vida de pacientes.

images (12)
Esperaríamos, pues, que, para medir con el mismo rasero, el ex gobernador también acuda a Derechos Humanos a denunciarlos. De no hacerlo, estaría confirmando lo que es un secreto a voces: su pleito con la Secretaría de Salud llevaría un trasfondo político… o hasta personal.

Quién para secretario de Gobierno

SIN REMITENTE/
Víctor Ulín/
Después del gobernador, el secretario de gobierno es el segundo más poderoso de la administración. Su designación, pues, no es cosa fácil. Es una posición en la que no se puede improvisar a nadie que no posea los atributos para desempeñarlo con eficacia.
La declinación de Emilio Contreras, uno de los más cercanos al mandatario electo, propició que surgieran otros nombres con amplias posibilidades para la Secretaría de Gobierno.
A días de que el gobernador electo asuma el cargo, son tres, unos más que otros, los que son evaluados para la posición: Jaime Lastra Bastar, Marcos Rosendo Medina Filigrana y Mario Llergo.
Los dos primeros son los más serios para el cargo, pero el tercero busca meterse en la puja para ser considerado en la elección, aún cuando también pretende la Secretaría de Desarrollo Social (SEDESOL), igual que la diputada Nelly Vargas.
El primero es el de Jaime Lastra Bastar, ya probado y con amplia experiencia en la administración pública.
El segundo es Marcos Medina Filigrana, ex diputado federal y local, que ha mostrado una sana interlocución con la clase política y adversarios en los cargos ocupados.
Y finalmente, Mario Llergo, ex diputado local, cuyo fuerte ha sido el derecho electoral y hay quienes lo perfilan como el idóneo para la coordinación jurídica de gobierno.
Los tres, ciertamente, participaron activamente en la campaña del entonces candidato de Morena al gobierno, pero la decisión tiene que ser muy bien pensada, considerando que el elegido tendrá a su cargo la responsabilidad de la política y gobernanza interna.
Para el próximo gobernador, su secretario de gobierno debe ser alguien que sume y multiplique, y de ningún modo nadie que reste o divida.
Cada uno de los legítimos aspirantes a la Secretaría de gobierno sabe si está o no en condiciones reales – y no como moneda de cambio- para desempeñar el segundo cargo más importante de la administración

El mejor para Educación

Víctor Ulín/ Sin Remitente/

Junto con la Secretaría de Salud y de Seguridad Pública, la selección del próximo titular de Educación es de las más importantes para el gobernador electo, Adán Augusto López Hernández.
Para la entrante administración será un verdadero reto darle estabilidad al sector que se ha caracterizado por una infinidad de problemas, -financieros, sindicales y escolares-, que todavía no cesan y amagan con agravar la crisis.
Es razonable, pues, que para el gobernador electo sea una prioridad contar con el mejor hombre al frente de la Secretaría de Educación.

A la fecha, son tres los nombres que se perfilan para ocupar la posición, con trayectorias distintas, pero que podrían responder a la encomienda de darle gobernanza al sector educativo: Guillermo Narváez Osorio, Julio Ernesto Gutiérrez Bocanegra y Fernando Calzada Falcón.

Guillermo Narváez Osorio, licenciado en derecho, ha sido director de la División Académica de Ciencias Sociales y Humanidades (DACSy H) de la UJAT, presidente del Tribunal Superior de Justicia de Tabasco, diputado y ex alcalde de Tacotalpa.

Incluso también su nombre empezó a circular entre la clase política y comunidad universitaria como potencial aspirante a ocupar la rectoría de la UJAT al concluir el período de José Manuel Piña Gutiérrez.

A su vez, Julio Ernesto Gutiérrez Bocanegra tuvo la responsabilidad de desempeñarse ya como director de Modernización Administrativa, secretario técnico y subsecretario de Planeación y Evaluación Educativa de la Secretaría de Educación. Su conocimiento de la dependencia, del sector y de los liderazgos sindicales magisteriales es algo que no se le discute.

En la campaña, de hecho, siendo el más competitivo a la alcaldía de Macuspana, fue invitado por el entonces candidato al gobierno de Morena para incorporarse como su Coordinador Estatal de Operación Política en la campaña.

Finalmente, Fernando Calzada Falcón, actual titular de la Universidad Tecnológica de Tabasco, y antes de la Universidad Popular de la Chontalpa, y tres veces secretario de Finanzas. También ha sido catedrático de la UNAM.

La decisión de elegir a uno de los tres -aunque trasciende que ya lo habría hecho- no es fácil, mucho menos cuando desde el primer día de su gobierno Adán Augusto López Hernández necesita que su secretario de Educación sea garante de una buena administración y de una interlocución efectiva con los maestros que sólo están al llamado de sus dirigentes. En suma, requiere a un político probado en la operación política que sepa cómo se mueven las entrañas de un sector magisterial que a diario es una bomba de tiempo.

El bueno para Salud

Víctor Ulín/Sin Remitente/
No es casual que la elección de la persona que ocupará la Secretaría de Salud en Tabasco sea una de las decisiones más difíciles para el gobernador electo, Adán Augusto López Hernández, en la misma proporción e importancia que para Educación o Seguridad Pública.
No es que le falten hombres o nombres al próximo gobernador para ocupar las posiciones. Al contrario.
Pero por la y crisis que vive el sector, el próximo titular de Salud tiene que ser el indicado, amén de tener formación, experiencia, mano firme y conocimiento profundo –de las entrañas- del sector. No son suficiente los apellidos de abolengo o los éxitos en la medicina privada.
A lo largo de una década, el Sector Salud ha enfrentado, -por razones que van desde la insuficiencia presupuestal a la corrupción-, la falta de medicamentos, de médicos, de enfermeras, de camas; de equipos nuevos y otros tantos inservibles, de hospitales y de paros de burócratas.
Quien sea elegido, por tanto, tendrá que afrontar, -y resolver-, todos estos problemas en el mediano y largo plazo e ir cuesta arriba para darle estabilidad a un sector por demás conflictivo.
En la lista del gobernador electo para ocupar la Secretaría de Salud aparecen los nombres de Fernando Mayans Canabal, Gerardo Izundegui Ordóñez, Leopoldo Gastelúm Fernández, Manuel Pérez Lanz, Humberto Azuara Forcelledo, José Cruz Castellanos y Roberto Madrigal Hernández.
Aunque con diferencias en su trayectoria y unos con más posibilidades que otros, en general son médicos reconocidos por su comunidad profesional y han laborado en el Sector Salud.
Por eso es que a diferencia de otras posiciones que ya están resueltas –y de la que iremos dando cuenta también en este espacio- es que la decisión todavía no la toma el gobernador electo. Cuando lo haga, sin duda, tendrá a la mano los premios de consolación- otros cargos- para quienes –sintiéndose merecedores- no sea considerado para la titularidad de Salud.