Archivo de la categoría: Columna

ANJ, de frente con AMLO

Columna Carta Abierta/Foto: redpolítica.mx/

Jorge Núñez/

El nombramiento de Arturo Núñez Jiménez, así como de los mandatarios de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera Espinoza; de Morelos, Graco Ramírez Garrido Abreu, y de Michoacán, Silvano Aureoles Conejo, como parte del Consejo Consultivo del CEN del PRD,  lleva mensaje para el Peje.

Los cuatro gobernantes perredistas son la punta de lanza de la presidenta del CEN, Alejandra Barrales, para negociar una alianza con Morena.

De los cuatro mandatarios,  Núñez es quien conoce más a fondo la personalidad y la forma de operar del paisano.

El gobernador de Tabasco, pues, será clave en las pláticas orientadas a ir con un frente unido de las izquierdas.

Después de todo,  Andrés Manuel ya puso las cartas sobre la mesa al abrir la opción de ir con el Sol Azteca,  claro,  siempre y cuando este se deslinde del PAN y el PRI.

Alejandra Barrales está a favor de esta alianza,  pero no va a dejarse chamaquear por AMLO.

Por eso,  de manera sagaz,  se ha apoyado en el oficio y la experiencia de Núñez,  Graco,  Aureoles y Mancera.

Núñez encabezará las pláticas en lo que bien podría ser una suerte de reconciliación con Obrador.

Falta tiempo,  pero el camino del PRD nacional ya está trazado en esa dirección.

Y ANJ se declara listo para asumir esta delicada responsabilidad política de altos vuelos.

: FÓCIL SE AUTOSEÑALA

Antes de que entrara en vigor la Reforma Constitucional en materia anticorrupción, Núñez presentó su declaración 3 de 3.

Luego, el presidente del Congreso, José Antonio de la Vega, se ha declarado a favor de su aplicación en Tabasco.

El único perredista que luce muy, muy incómodo con esta medida es el diputado local Juan Manuel Fócil Pérez.

Con el pretexto de la inseguridad pública, dice que no la aceptará y que,  por lo tanto,  no hará público su patrimonio personal.

Sorprende,  y mucho, la actitud de Fócil porque su partido, a nivel nacional,  es el que más ha promovido la ley 3de3.

Con la negativa a transparentar su patrimonio,  Fócil le agrega una piedra más al costal de sospechas que carga sobre su espalda.

Para decirlo claro : él se ha autoseñalado públicamente.

: GG PONE CALMA

Ante la duda de algunos por quedar fuera del nuevo mercado José María Pino Suárez, Gerardo Gaudiano llevó calma a los locatarios.

El alcalde de Centro les dio garantías legales y el respaldo del Ayuntamiento para tener su espacio asegurado.

Pidió a los 14 representantes de las uniones, y a los locatarios en general, tener calma y prudencia, ya que la construcción del nuevo mercado es para el beneficio de ellos mismos.

Gaudiano busca evitar que los 300 millones de pesos autorizados para este proyecto sean devueltos a la Federación, más aún cuando fueron los propios locatarios quienes impulsaron inicialmente la obra.

Aquí,  GG dio muestras de oficio político, al desactivar una bomba de tiempo que estaba a punto de explotar.

 

 

Anuncios

Pepe Toño: lo que necesita para ser candidato

 

Sin Remitente/

Víctor Ulín/

Por su posición favorable a sus aspiraciones, José Antonio de la Vega Asmitia no puede quedar descartado para ser, eventualmente, el candidato del PRD al gobierno del estado en la elección del 2018.

No está a discusión  su capacidad y talento político para desempeñar el cargo y el reto que impone ser gobernador.

Lo ha demostrado como diputado federal y local, y en otras responsabilidades públicas.

Claro, solo si Gerardo Gaudiano Rovirosa determina no participar, – siendo el único que garantiza el triunfo de antemano en el 2018- y decide buscar la reelección como alcalde de Centro – es que se abre la posibilidad para que Pepe Toño -y otros aspirantes- sea considerado.

No obstante, antes que él, estarían, en ese orden, las aspiraciones de Raúl Ojeda Zubieta, Fernando Mayans Canabal, Oscar Cantón Zetina y Juan Manuel Fócil Pérez.

Pero si hoy fueran las elecciones, el PRD no podría postular a Pepe Toño por una razón fundamental: si bien es un político inteligente y experimentado, carece del posicionamiento que tienen ahora los otros aspirantes perredistas, y no ganaría ni con todo el dinero del mundo.

Primero, para estar en condiciones de competir con sus compañeros de partido que también quieren ser candidato, Pepe Toño necesita más que videos y notas en redes sociales.

Cuenta con menos de dos años para posicionarse entre el electorado y la militancia del PRD, la primera gran aduana que tiene que cruzar para ser aceptado. Debe, sin embargo, empezar a caminar las colonias, las villas, los municipios, a erigir, -si es que de verdad quiere ser candidato-, una estructura política electoral propia, independientemente de que el partido, si es postulado, lo arrope.

Si cambia su estrategia mediática por la territorial,  y una encuesta en la que salga bien posicionado, -aunque no  sea en el primer lugar, -le daría la legitimidad para disputar la candidatura. Entonces se impondría la lógica de quienes promueven sus legítimas aspiraciones: irá creciendo en la campaña con el debido apoyo político-electoral y económico.

Mientras, no basta que Pepe Toño quiera. No es suficiente que aparezca en algunos periódicos y en redes sociales. Requiere que se acerque a la gente, que la escuche y lo conozcan mucho más.

Como coordinador de la bancada del PRD y Presidente de la Junta de Coordinación Política del Congreso del Estado, está en una posición inmejorable para moverse  por el Estado y sumar simpatías que puedan traducirse en tendencia electoral y finalmente en votos en las urnas.

Por lo pronto, hoy, antes que él, hay otros aspirantes mejor posicionados en caso de que Gerardo Gaudiano Rovirosa –que no sería lo mejor- decida no buscar la candidatura al gobierno.

Ante el crecimiento amenazante de Morena, el PRD – y el gobernador- deberán respaldar la postulación de quien garantice el triunfo ante el PRI y Morena, y por tanto la continuidad del Cambio Verdadero.

Ofrece Ochoa un PRI celestial

Columna Guayabera Política/

Guillermo Hübner Díaz/

Con un alacrán de “cola gorda” en el lomo -él se lo echó encima- que simbolizaría a la corrupción que carcome como lepra al país y que el nuevo dirigente pretende combatir-, tomó Enrique Ochoa Reza, ex comisionado de Electricidad, la presidencia del CEN del PRI.

(Pero señor, por favor ¿acaso no fue su mismo arribo al cargo un acto de corrupción, por la forma utilizada para llegar al edificio de Insurgentes y Héroes Ferrocarrileros?)

Fue un ‘dedazo’ del Presidente Peña Nieto, que volvió a la práctica -de las tantas que impiden a México implantar un auténtico sistema político democrático-, que no toma en cuenta a nadie y expone única y exclusivamente la voluntad del poderoso, valido en esta ocasión del CPN del partido –obsecuente-, que validó, eso fue solamente, la decisión cupular.

Ochoa reconoció el 12 de julio, que “el elemento adverso a la clase política hoy en México son las acusaciones de corrupción y de impunidad”, y esta “es la razón por la cual los partidos son cada vez menos el canal a través del cual se expresan las demandas ciudadanas más sentidas”.

Qué bueno que lo dijo, “es inaceptable tapar el sol con un dedo”.

No se ignora que así como el PRI fue durante muchos años la columna vertebral del desarrollo del país –cuando gobernó el priismo histórico-, dejó de serlo al tomarlo con muy buenas estrategias el priismo y el panismo educados en Estados Unidos –neoliberalismo recalcitrante y corruptor-, fallándole a México, a la sociedad, lastimando profundamente a las organizaciones políticas y a sus militantes y simpatizantes auténticos. “Lastimando a todos”, como diría el ex jefe de la CFE, hoy flamante presidente del PRI.

Fue lo de Ochoa, una perla, al hablar de corrupción, pues en ceremonia de lujo ante cientos de ‘correligionarios’ y jerarcas de mafias políticas regadas en el país, no podía soltar otra cosa de menor valor.

Fue algo que también trajo a la memoria lo ocurrido en Tabasco en 1983 cuando gobernaba el “ideólogo de la Revolución”, Enrique González Pedrero, y presidía el CDE del PRI el ahora mundialmente conocido Andrés Manuel López Obrador, algo que le costó el cargo al tepetiteco y poco después lo llevó al FDN, y posteriormente al PRD. Bien.

Como presidente del PRI, AMLO pretendió –de hecho lo hizo cierto tiempo- que el PRI vigilara a los alcaldes y los obligara a cumplir sus programas siguiendo con lupa, a través de los Comités Seccionales, cualquier asomo de corrupción, cualquiera que fuera el ropaje que utilizara este monstruo de mil cabezas.

Fue el acabose. Un grupo de 14 alcaldes –no estuvieron Gustavo Rosario Torres (Centro), Miguel A. Cabrera Pujol (E. Zapata) y Baldemar Hernández Márquez (Jalpa de Méndez)-, se reunió con el secretario de Gobierno, José E. Beltrán Hernández, quien los pasó al despacho del maestro.

Este, después de escuchar la “protesta” de los alcaldes, hizo llamar a Andrés Manuel al Palacio de Gobierno, a quien con 4 palabras –“Esto no es Cuba”- le reprobó su conducta “injerencista” en los ayuntamientos, no otra sino vigilar que los contratistas cumplieran fielmente la ejecución de obras y utilizaran materiales de calidad, así como que los presupuestos correspondiesen a lo justo, pues era costumbre que una cantidad inicial aumentaba su monto a las pocas semanas bajo argumentos poco creíbles… etcétera, etcétera.

Otra del PRI. Carlos Madrazo Becerra, sacó la pus de la corrupción política imperante en el país, al pretender desde el CEN del partido, democratizar la elección de candidatos a gobernadores y presidentes municipales, principalmente, oponiéndose fieramente a ello el mandatario sinaloense Leopoldo Sánchez Celis, iniciador de la debacle del “Ciclón del Sureste”.

El caso más cercano sobre estos intentos del PRI por combatir la corrupción, quizá sea, entre nosotros, el de la segunda etapa del CDE encabezado por Nicolás Haddad López a partir del 25 de julio de 1995, concluido el 15 de enero de 1996, casi sacado a patadas por Roberto Madrazo Pintado, del edificio de 16 de Septiembre.

Y así, amable lector, se habrá repetidos casos como estos a lo largo y ancho del país sin ningún resultado concreto, a no ser el castigo político para quienes hubiesen tenido la osadía de intentar corregir el rumbo y enderezar entuertos.

Ahora, Enrique Ochoa Reza, con el cuento de que quiere combatir la corrupción en el PRI. “Tenemos que ser un Partido que señale la corrupción de los gobiernos emanados de nuestras filas, que exija su fiscalización, incluso su destitución”, dijo, para rematar con esto: “Los priistas debemos de adoptar las mejores prácticas en la materia para impedir el acceso a candidaturas en todos los niveles de gobierno de personas que tengan algún antecedente de corrupción”, ojalá y pronto diga como lo va a hacer y, de haber resultados, los dé a conocer puntualmente. Cuidado con el alacrán don Enrique.

 

Pancho Peralta, siempre el indicado

Sin Remitente/

Víctor Ulín/

Muy pocos nombres y hombres públicos como el de Francisco Peralta Burelo concitaron la aprobación generalizada entre los profesionales del periodismo y la clase política en Tabasco para ocupar la coordinación general de Comunicación Social y Relaciones Públicas del Gobierno del Estado.

Aunque fue mencionado para el cargo desde antes del inicio de la administración, cuando sonaron los nombres de los que integrarían el gabinete, fue paciente –y disciplinado- en esperar su oportunidad y las circunstancias lo fueron colocando en el primer carril del escenario político: primero como presidente del Concejo Municipal de Centro durante cinco meses y ahora como el responsable de establecer las relaciones con los dueños de los medios de comunicación, los periodistas, y de promover- y proteger- positivamente la imagen del gobernador Arturo Núñez Jiménez.

Su arribo a la coordinación General de Comunicación Social se da en una situación similar a lo ocurrido en el municipio de Centro después de la anulación de la primera elección que ganó Gerardo Gaudiano Rovirosa: en medio de la crisis deberá hacer en dos años y medio lo que no se hizo en tres.

A su favor, Francisco Peralta Burelo goza del aprecio de los periodistas, de una  buena fama pública y aquilatada reputación y reconocimiento. Es un conocedor de los medios de comunicación, pero, por encima de ello, es un hombre que entiende la política como suma –y no como resta- para favorecer la gobernabilidad y una imagen favorable del mandatario perredista.

Su principal tarea será la de recomponer las relaciones con los directivos y periodistas de los medios de comunicación y al mismo tiempo replantear la fallida política de comunicación social que no dio resultados a lo largo de tres años y medio.

Hombre de retos, Francisco Peralta Burelo sabrá, con talento e inteligencia, fortalecer la imagen del gobierno y reposicionarlo en el imaginario colectivo. Ya probó, por su experiencia, que cuando existe voluntad, sensibilidad, sencillez y deseo de servicio –alejado de la soberbia y el autoritarismo que son igual a ignorancia y estulticia-, que se puede hacer mucho, y a veces más, aun cuando el tiempo del que se disponga sea de cinco  meses o de dos años y medio.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Liliana, ¿dirigente del PRI en Tabasco?

Sin Remitente/

Víctor Ulín/

La renuncia de Manlio Fabio Beltrones a la dirigencia nacional impactó en el PRI de Tabasco.

Si ayer se daba por hecho que Miguel Angel Valdivia de Dios no tendría ningún inconveniente en ganar la elección interna para reelegirse y continuar como presidente estatal del PRI por lo menos hasta el 2018, hoy las condiciones políticas favorecen a la ex candidata a la presidenta municipal de Centro y actual diputada federal Liliana Madrigal Méndez.

Respaldada por la diputada federal Georgina Trujillo Zentella y por Carolina Monroy, dirigente nacional del PRI y compañera legisladora,  Liliana parece encaminarse a convertirse en la mandamás de los priistas de Tabasco sin que haya resistencia de por medio, o por lo menos no hay una abierta confrontación con el grupo político que alienta al joven Miguel Angel Moheno para que busque suceder en el cargo a Miguel Angel Valdivia de Dios.

Liliana Madrigal ya está en lo suyo y aprovecha la inercia positiva que le dejó su participación como candidata a la alcaldía de Centro para reposicionarse entre los suyos: se ha reunido con la militancia, líderes de sectores y organizaciones, y va preparando el terreno para cuando sea emitida la convocatoria  electiva  por el Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del PRI que preside su amiga Carolina Monroy y entonces, como se advierte, Miguel Angel Valdivia de Dios ya no participe.

No será difícil que Liliana Madrigal logre algún acuerdo con el grupo político de Manuel Andrade Díaz o con los madracistas que la apoyaron en la elección extraordinaria pasada para que avalen su designación.

Sin embargo, tendrá que tejer fino para alcanzar un acuerdo político con la corriente que encabeza Jesús Alí de la Torre, abierto aspirante a la candidatura del PRI al gobierno en el 2018, mucho más cuando Gina Trujillo, impulsora de Liliana Madrigal, también quiere ganar la postulación.

No es poco lo que está de por medio: quien controle el PRI tiene mano ancha para repartir candidaturas a cargos de elección, incluyendo, por supuesto, la gubernatura. Pero si los grupos al interior no se ponen de acuerdo desde ahora  respaldando el arribo de Liliana Madrigal, el futuro inmediato del partido -en el 2018- simplemente será funesto. Un fracaso mayor.

Los retos de Gerardo Gaudiano

Antídoto/

Roger Ulín/

Sin lugar a dudas, Gerardo Gaudiano Rovirosa es un presidente municipal  con una claridad de rumbo y metas bien definidas que le permitirán crear futuro y generar tranquilidad a los ciudadanos del municipio de Centro. Sin embargo, para poder lograrlo debe contar con un equipo de trabajo que realmente entienda de las políticas públicas que se tienen que implementar para poder lograr trabajar codo a codo con la gente.

Desde la conformación de un gabinete plural, sin importarle su afiliación partidista, se dio a la tarea de escoger los mejores perfiles para cada una de las áreas.  No obstante, cada uno de los funcionarios sabe que deben trabajar al ritmo del alcalde, que ha establecido una dinámica intensa, durante los casi dos años de su administración y que deben ofrecer el plus para que se logre alcanzar el cumplimiento de sus premisas, como el compromiso generacional de integrar y sumar la voluntad de organizaciones, empresarios, profesionistas, líderes y ciudadanos.

Gaudiano conformó un gobierno abierto que escucha, de puertas abiertas, como ya lo hace en sus recorridos en colonias y comunidades, y en las audiencias públicas, cercanas a la gente, los reclamos y demandas sociales. Es un gobierno que ya gestiona recursos y ejecuta obras y programas de forma eficiente, transparente y que mantiene una  permanente colaboración con los gobiernos federal, estatal y municipal.

Desde la conformación de un gabinete plural, sin importarle su afiliación partidista, se dio a la tarea de escoger los mejores perfiles para cada una de las áreas.  No obstante, cada uno de los funcionarios sabe que deben trabajar al ritmo del alcalde, que  es intenso.

Algo que hay que destacar es la lucha implacable contra la impunidad y la corrupción que ha trazado como prioridad, y en ese sentido sus colaboradores pondrán el ejemplo  presentando sus declaraciones patrimonial, fiscal y de posible conflicto de intereses, y él mismo.

Gerardo Gaudiano sabe que existe un cabildo crítico, serio y responsable que seguramente le sumarán y trabajarán  de la mano para sacar adelante el municipio de Centro; que al final todos sabemos que es la joya de la corona y la punta de lanza para aspiraciones políticas venideras, que como dicen las sagradas escrituras, esas vendrán por añadidura. Al tiempo.

Núñez-GG, ¿qué les espera?

 Carta Abierta/

Jorge Núñez

El gobernador Arturo Núñez Jiménez, y el alcalde de Centro, Gerardo Gaudiano Rovirosa, han coincidido en trabajar de forma conjunta.

Con la afinidad ideológica del PRD, buscan mejorar asuntos clave para los villahermosinos, entre ellos la generación de empleos y la lucha contra el delito.

Ambos gobernantes, el primero como parte de una experimentada clase política y el segundo como el rostro de una nueva generación, se han reunido varias veces desde el 1 de junio.

El  propósito es avanzar en los asuntos más importantes para los habitantes de la capital tabasqueña.

El acercamiento Núñez-GG ha sido muy necesario para  conocer las necesidades del Ayuntamiento, y ver la manera en cómo el Gobierno estatal puede apoyarlo.

La postura, dada conocer desde la toma de posesión del nuevo presidente municipal, servirá para tomar posturas comunes, sumar esfuerzos, y extender la colaboración hasta los congresos local y federal y, desde luego, el Gobierno de Enrique Peña Nieto.

Entre los principales problemas está la falta de empleo, la lentitud de la obra pública y la deficiencia en los servicios de agua potable y alcantarillado, entre otros.

El reto es mayor para GG por la buena imagen que dejó el Concejo Municipal de cinco meses, encabezado por Francisco Peralta Burelo.

“Pancho”, como le llaman sus amigos, hizo mucho en muy poco tiempo. Transparentó el manejo de los recursos y dio la cara al pueblo con las audiencias públicas.

Con su veteranía, 77 años, Peralta demostró que cuando se quiere, se puede. Y que no todos, como ha sido el caso de sus antecesores, tienen forzosamente que llegar al cargo para depredar el erario público.

Los capitalinos esperan, piden, una relación de respeto mutuo y colaboración por parte de Núñez y GG.

Núñez se ha encargado de decir que el Municipio tendrá  todo su respaldo, sin regateos, con una sinergia clara, con suma de voluntades y acuerdos.

Núñez y GG se han mostrado en sintonía ante las cámaras, fundidos en un fuerte apretón de manos y sonrientes, en medio de una charla distendida.

Desde luego que hay cosas que precisar, pero las conversaciones entre ambos han empezado a tener sus primeros resultados con pláticas entre algunos secretarios del gabinete y directores municipales.

Ambos han trazado una hoja de ruta para que haya una colaboración durante los próximos dos años y medio, sin la contaminación política que podría arrojar la elección del 18.

En el ánimo de la opinión pública ha quedado claro que esta es la manera en que Centro esté mejor.

Núñez, con su veteranía política, y Gaudiano, con el empuje de su juventud, pueden acabar con la maldición que ha perseguido a Villahermosa con los malos gobiernos de sus más recientes alcaldes (y alcaldesas).

Pancho Peralta, el exconcejal, ha marcado el camino a seguir.