Archivo de la categoría: Columna

Núñez-GG, ¿qué les espera?

 Carta Abierta/

Jorge Núñez

El gobernador Arturo Núñez Jiménez, y el alcalde de Centro, Gerardo Gaudiano Rovirosa, han coincidido en trabajar de forma conjunta.

Con la afinidad ideológica del PRD, buscan mejorar asuntos clave para los villahermosinos, entre ellos la generación de empleos y la lucha contra el delito.

Ambos gobernantes, el primero como parte de una experimentada clase política y el segundo como el rostro de una nueva generación, se han reunido varias veces desde el 1 de junio.

El  propósito es avanzar en los asuntos más importantes para los habitantes de la capital tabasqueña.

El acercamiento Núñez-GG ha sido muy necesario para  conocer las necesidades del Ayuntamiento, y ver la manera en cómo el Gobierno estatal puede apoyarlo.

La postura, dada conocer desde la toma de posesión del nuevo presidente municipal, servirá para tomar posturas comunes, sumar esfuerzos, y extender la colaboración hasta los congresos local y federal y, desde luego, el Gobierno de Enrique Peña Nieto.

Entre los principales problemas está la falta de empleo, la lentitud de la obra pública y la deficiencia en los servicios de agua potable y alcantarillado, entre otros.

El reto es mayor para GG por la buena imagen que dejó el Concejo Municipal de cinco meses, encabezado por Francisco Peralta Burelo.

“Pancho”, como le llaman sus amigos, hizo mucho en muy poco tiempo. Transparentó el manejo de los recursos y dio la cara al pueblo con las audiencias públicas.

Con su veteranía, 77 años, Peralta demostró que cuando se quiere, se puede. Y que no todos, como ha sido el caso de sus antecesores, tienen forzosamente que llegar al cargo para depredar el erario público.

Los capitalinos esperan, piden, una relación de respeto mutuo y colaboración por parte de Núñez y GG.

Núñez se ha encargado de decir que el Municipio tendrá  todo su respaldo, sin regateos, con una sinergia clara, con suma de voluntades y acuerdos.

Núñez y GG se han mostrado en sintonía ante las cámaras, fundidos en un fuerte apretón de manos y sonrientes, en medio de una charla distendida.

Desde luego que hay cosas que precisar, pero las conversaciones entre ambos han empezado a tener sus primeros resultados con pláticas entre algunos secretarios del gabinete y directores municipales.

Ambos han trazado una hoja de ruta para que haya una colaboración durante los próximos dos años y medio, sin la contaminación política que podría arrojar la elección del 18.

En el ánimo de la opinión pública ha quedado claro que esta es la manera en que Centro esté mejor.

Núñez, con su veteranía política, y Gaudiano, con el empuje de su juventud, pueden acabar con la maldición que ha perseguido a Villahermosa con los malos gobiernos de sus más recientes alcaldes (y alcaldesas).

Pancho Peralta, el exconcejal, ha marcado el camino a seguir.

 

Anuncios

El candidato del PRD para el 2018

Sin Remitente/

Víctor Ulín/

Para el 2018, la militancia y los decisores del PRD deberán elegir muy bien al candidato para retener la gubernatura y prolongar un sexenio más su predominio en Tabasco.

A la gran mayoría no le cabe la menor duda de que el candidato debe ser, entonces. Gerardo Gaudiano Rovirosa. Su mejor activo. Solo en caso de que finalmente no aceptara la postulación y decidiera continuar como alcalde de Centro, es que se abre la posibilidad para otros aspirantes como Fernando Mayans Canabal, Raúl Ojeda Zubieta, José Antonio de la Vega Asmitia, Juan Manuel Fócil Pérez y Oscar Cantón Zetina.

El alcalde de Centro ha sido prudente y, ante la insistencia de los reporteros, sostiene que su mayor preocupación es trabajar y cumplir los compromisos que hizo en las dos campañas con las familias de Centro que lo hicieron ganar igual dos veces. Y así lo está haciendo.

Con el crecimiento indiscutible de Morena en Tabasco y el resto del país, el PRD no puede darse el lujo de improvisar o de postular un candidato que no garantizara el triunfo o, por lo menos, la posibilidad de dar la pelea y disputar la gubernatura a sus adversarios.

A la gran mayoría no le cabe la menor duda de que el candidato a gobernador en el 2018 debe ser Gerardo Gaudiano Rovirosa. Solo en caso de que no aceptara la postulación y decidiera continuar como alcalde de Centro, es que se abre la posibilidad para otros aspirantes como Fernando Mayans Canabal, Raúl Ojeda Zubieta, José Antonio de la Vega Asmitia, Juan Manuel Fócil Pérez y Oscar Cantón Zetina.

Con encuestas en mano, las reales, no las maquilladas, los perredistas deben elegir al candidato que tendrá que enfrentar a un competitivo Morena y a un PRI que quiere recuperar la gubernatura que perdió en el 2012. No pueden lanzarse a la aventura o imponer un candidato solo por capricho so pena de pagar las consecuencias y perder.

Los recientes resultados de las 12 elecciones del pasado 5 de junio en igual número de estados, proyectan en Tabasco una sucesión competitiva –y me atrevería a decir que de pronóstico reservado- para el PRD que gobierna y que, por supuesto, quiere mantenerse.

Hoy, sin embargo, la mayor amenaza en Tabasco para el PRD es Morena y Andrés Manuel López Obrador que vendrán con todo para tratar de ganar la elección del 2018.

Mal haría la cúpula y la militancia del PRD en soslayar los resultados electorales que obtuvo Morena en Oaxaca y particularmente en Veracruz, donde estuvo a pocos votos de ganarle la gubernatura al ex priista y neopanista Miguel Angel Yunes y mandar al tercer lugar al PRI.

Y también los perredistas tendrían que aprender la lección que los priistas vivieron en la elección del 5 de junio en carne propia en estados como Veracruz y Quintana Roo, donde los intereses los dividieron y unos cuántos impusieron candidatos y fueron materialmente arrollados por la alianza PAN-PRD: no siempre se gana una elección con dinero cuando se postula un candidato desacreditado, sin popularidad, repudiado o impuesto.

Para ganar hoy cuenta, además del dinero, que es importante para la operación política, un candidato que goce de buena reputación, carismático, con probada eficiencia y con una autoridad moral a todo prueba y que sea, claro, apreciado por la gente. El PRD no puede ni debe equivocarse en Tabasco si quiere, de verdad, volver a ganar.