Exhorta ISSET a derechohabientes a crear conciencia sobre uso de servicios de urgencia

Redacción/

• El instituto utiliza el sistema Triage que sirve para priorizar la atención de los pacientes.

• Para ofrecer un buen servicio es importante que la población afiliada valore si su padecimiento puede ser atendido en la UMF que le corresponde, y así no saturar el área con casos que no lo ameriten.

Redacción/

Villahermosa, Tabasco; 24 de julio de 2019.- Para garantizar la atención oportuna de los pacientes graves, el Instituto de Seguridad Social del Estado de Tabasco (ISSET), exhortó a los derechohabientes a valorar si su padecimiento puede ser atendido en las Unidades de Medicina Familiar (UMF) correspondientes, con la finalidad de evitar saturar los servicios de urgencias.

Screenshot_20190725-122445

En el ISSET, los servicios de urgencias laboran las 24 horas los 365 días del año, y su fin es atender emergencias reales, es decir, donde se vea comprometida la vida o la integridad y función de alguno de sus órganos del paciente, por lo que requiere atención médica inmediata a su llegada.

Al igual que en todas las instituciones que conforman el Sector Salud, la atención en esta área en el Centro de Especialidades Médicas “Dr. Julián A. Manzur Ocaña” se basa en el Triage, que es un sistema instituido en el año 2015 y que permite establecer un proceso de valoración clínica preliminar a los pacientes.

De acuerdo al médico Ángel Jesús López León, se atienden en promedio 150 pacientes diariamente, de los cuales sólo el 10 por ciento representa una urgencia real, por lo que exhortó a los derechohabientes a conocer más sobre el Triage para hacer un mejor uso de los servicios de urgencias.

En esencia, el sistema representa la evaluación rápida de los enfermos y su ubicación en la lista de espera, por lo que las personas son atendidas por los médicos de acuerdo a la gravedad de sus síntomas y no por orden de llegada.

López León, dijo que en ocasiones, muchos derechohabientes insisten en ser atendidos de inmediato, cuando sus malestares como un dolor de cabeza, gripe, entre otros padecimientos que no comprometen su vida, pueden ser atendidos en medicina familiar.

El sistema de Triage divide los estados de gravedad en varias categorías, incluyendo desde estados críticos a situaciones menos urgentes. La aplicación de la priorización es de responsabilidad del equipo de urgencias; así, cuando un paciente ingresa se jerarquiza su requerimiento médico, mediante una exploración visual, interrogatorio breve y chequeo de signos vitales.

De acuerdo a esta clasificación, una urgencia real y que debe ser atendida de inmediato son los infartos agudos al miocardio, insuficiencia cardiaca o respiratoria; sangrado de tubo digestivo y traumatismos y politraumatismos causados por accidentes, así como la atención a pacientes con quemaduras.

Cuando el paciente llega al nosocomio en condiciones que no ponen en peligro su vida o la función de alguna extremidad, de acuerdo a la fase dos del Triaje, el paciente puede ser atendido hasta 10 minutos posteriores a su ingreso a la unidad médica.

Particularmente se trata de personas mayores o factores de riesgo asociados como diabetes, cardiopatías o hipertensión arterial. También en personas con compromiso respiratorio, dolor de cabeza intenso y de comienzo súbito, compromiso de conciencia, signos de deshidratación en niños pequeños, trauma ocular, entre otros.

En el nivel tres de atención la persona puede esperar un tiempo razonable para ser atendido y se aplica en pacientes cuya condición no implica un riesgo inmediato para su vida. Se aplica en pacientes con crisis hipertensiva sin otros factores de riesgo cardiovascular significativos, hemorragias recientes, pero que no están activas en el momento.

También entran en esta categoría, cuyo tiempo de espera es hasta de 30 minutos, los niños con saturación de oxígeno entre 90 y 95 por ciento, convulsiones en paciente epiléptico, vómitos persistentes en niños, heridas en niños que requieran sutura con sedación, heridas abrasivas extensas, entre otros.

Los derechohabientes con cuadros gastrointestinales, torsiones de tobillo, dolor de espalda, cuadros respiratorios simples o pacientes pediátricos con cuadros bronquiales obstructivos simples, aspiración de cuerpo extraño sin dificultad respiratoria, diarreas simples, entre otros, son considerados dentro de la categoría cuatro y deberán ser atendidos hasta 60 minutos después de su llegada a urgencias.

Los pacientes con estados gripales, amigdalitis, picaduras de insectos, cuadros de angustia o requerimiento de recetas médicas por enfermedades crónicas, así como niños con dolor de oídos, episodios de diarreas intermitentes y laringitis, deberán esperar para ser atendidos 120 minutos o acudir a su UMF.

Anuncios