Lo sano de saber perdonar

Artículo/

Mayra Medaly Gonzalez Hernandez/

De las personas más cercanas son de las que más esperamos,  y por ello es  que duele  que nos fallen. Guardar un sentimiento como lo es el rencor,  conlleva a cargar una maleta muy pesada. Habrá qué preguntase si es  que vale la pena llevar a cuestas un sentimiento que produce malestar. Hay una concepción falsa: la de indentificar el perdón con que se haga justicia. ¿Por qué tendrías tú qué perdonar, si tú no hiciste ningún daño? o bien pensarás que  tú no tienes que reparar nada, que es el otro quien tiene que disculparse contigo.

Todos vamos a equivocarnos y muchas veces se equivocarán con nosotros. Perdonar suele ser un proceso difícil  porque significa doblegar el orgullo, es decir;  nuestro  ego, pero  el ego es,  esencialmente, ignorante, por eso es  incapaz de impartir justicia. El ego es lo contrario a la humildad y  está abanderado por el orgullo; por esta razón, quien está dispuesto a perdonar, es quien está  dispuesto a dejar de lado el orgullo, se sabe así mismo un ser con errores y defectos pero también con virtudes.

Pretender ser perfecto, suele acarrear un desgaste emocional, al querer complacer a los demás. Solemos cometer errores, puesto que, como seres humanos, siempre estamos en constante aprendizaje. Quien no comete errores es porque no intenta nada para mejorar sus defectos. Reconocer los defectos propios antes que el de los demás, es un signo de madurez. Nos referimos a la madurez como la capacidad de comprender de forma razonable un evento o circunstancia, no necesariamente tiene que ver con la edad.

Vayamos  a la definición de la acción  Perdonar (del Latin per y doñare) = per, que significa “con insistencia” y doñare, que significa “donar, dar”. Perdonar es entonces, dar gratuita y abundantemente. ¿Por qué sería importante perdonar?, el resentimiento, el rencor y el odio producen  a la larga afectaciones de tipo emocional y física (al no disfrutar de momentos felices, mal humor y estrés),  mientas que se anidan  éstas emociones, el objeto repudiado vive indiferente.

Cargar con ese sentimiento es improductivo y, muchas veces, dañino. Perdonar entonces significa darte el regalo de liberar el  odio, rencor y resentimiento.  Significa también reconocer que, llevar  tal frustración,  lejos de beneficiar tu vida, la entorpece. Implica soltar las frustraciones y  transformarlas  en Paz y tranquilidad contigo mismo.

¿De qué sirve Perdonar? Quizás pienses que no  tiene algún beneficio, en primera instancia; significa superar ese pasado doloroso. Lo que te permitirá tener los brazos abiertos para que llegue a ti todo lo nuevo que trae el futuro. ¿Cómo estarás dispuesto a vivir con miras a éxitos, si no sueltas lo viejo (pasado, rencores, penas) que muchas veces atan y obstaculizan tu desarrollo personal..?

Definitivamente si lo consideras, quien está dispuesto a recibir, es por  que ya dio. Es decir, tiene las manos vacías de rencor y está listo para recibir lo que la vida le otorga por naturaleza.  Nadie puede aceptar algo que no tiene, si  no dejas ir, pones barreras al éxito que te mereces como ser humano.

Al Perdonar también te liberas; en especial, la carga pesada que  llevabas; al estar más ligero de carga, estarás disponible para recibir y crecer en todos los aspectos. El perdón representa amarte y permitir que te amen. Al amarte y aceptarte de manera incondicional  permite aprender a amar a otra persona de una forma sana, lo que origina que mejoren todas tus relaciones, por ende una calidad de vida acorde a tus expectativas.

Quien perdona acepta que esa experiencia dolorosa le hizo sentir tristeza y  que indiscutiblemente, tal hecho también  modificó su vida. Y se convierte en un aprendizaje que nos permite mejorar, y darle cabida a nuevas historias de aprendizaje. Perdonar Es un regalo que te haces a tí Mismo.

Para añadir una ventaja más, al perdonar, dejas de verte como víctima, lo que te fortalece para tomar decisiones por tí mismo. Además, eres tú quien decide que te afecten o no las críticas externas. Esto es llegar a la autovalía, es decir, nadie es responsable de tu felicidad más que tú mismo. Puesto que quien se estima, se siente merecedor de que le pasen grandes cosas, tales como el triunfo y el éxito.

Llévate siempre lo  positivo de todo lo que te acontece, estás aquí para ser feliz y hacer felices a otros. Quien perdona se libera y empieza a amar de verdad. También busca ser amado de verdad; al saber lo mucho que vale como persona. Estarás buscando rodearte de gente valiosa que también sepa apreciar los aspectos positivos de tu Ser y,  por que no, los negativos, y para convertirlos en fortalezas. Porque el perdón es,  amarte y permitir que te amen.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s