Con implante del dedo de su pie, la mano de la pequeña María funcionará de nuevo

Villahermosa, Tabasco, sábado 20 de abril de 2019.-

• Es la primera cirugia en su tipo que se realiza en el nosocomio infantil y en la región Sureste de México

• Este procedimiento que en la medicina privada llega a tener un costo de más de 300 mil pesos se efectuó totalmente gratuito a la paciente en Hospital del Niño de Tabasco

Redacción/

La oportuna intervención de un equipo médico multidiscplinario, encabezado por el doctor José Aguilar Romero, del Hospital Regional de Alta Especialidad del Niño “Dr. Rodolfo Nieto Padrón”, devolvió a la pequeña María José de cinco años, la posibilidad de usar su mano, tras practicársele una complicada cirugía de transferencia de uno de los dedos de su pie a la mano, luego que de manera accidental un molino eléctrico le amputó tres de ellos.

FOTO BOLETIN 525 (4)

Al respecto el traumatólogo y cirujano de mano expuso, que hace cuatro meses la menor originaria del poblado Ayapa de Jalpa de Méndez arribó al nosocomio con una lesión grave, luego que en su casa, de manera accidental metió la mano en un molino eléctrico donde su mamá molía maíz, el cual le amputó los dedos índice, medio y anular de la mano derecha.

FOTO BOLETIN 525 (3).JPG

De inmediato dijo, la menor fue ingresada al quirófano para tratar de salvarle la mano, al hacer la valoración se observó que los dedos meñique y pulgar se podían salvar, por lo que se le practicó una remodelación del muñón, por lo que a los tres días fue dada de alta.

FOTO BOLETIN 525 (1).JPG

Sin embargo dijo que el cuerpo médico del Hospital del Niño le dio seguimiento al caso de la pequeña María José a través de la consulta externa, por lo que se les planteó a los padres la posibilidad de realizar una cirugía de transferencia de uno de los dedos de su pie a la mano, para que ella pudiera tener una mano de tres dedos, para que ella pudiera usarla como pinza para sus actividades futuras y que no quedara discapacitada.

 

FOTO BOLETIN 525 (5).JPG

“Si las cosas evolucionan bien, se les planteó a los padres de la niña, la posibilidad de realizarle una segunda transferencia y hacerle una mano de cuatro dedos, obviamente son procedimientos muy complejos, de mucho tiempo, lo más difícil era hacerlo con el consentimiento de los papás”, expuso.

Aguilar Romero mencionó que después de plantearle a los padres de María José los pros y los contras de esta cirugía que llega a tener un índice de efectividad superior al 90 por ciento y que ellos lo valoraran con su familia, los tutores aceptaron por lo que la cirugía de transferencia se realizó el pasado 12 de abril.

Este procedimiento consistió en retirarle uno de los dedos de su pierna izquierda para transferirlo a la mano en cuestión, por lo que después de casi siete horas, el dedo del pie quedó conectado a la mano; por lo que tenían que pasar las primeras 72 horas, para que no se registrara ninguna complicación como problemas en el llenado capilar o de circulación sanguínea, que pusiera en riesgo la efectividad de la cirugía.

José Aguilar Romero señaló que si bien este tipo de cirugías no son nuevas en México, ya que se realizan en hospitales de la Ciudad de México, Guadalajara y Monterrey; es la primera en su tipo que se realiza en el Hospítal del Niño a casi 59 años de prestar servicio a la población y es de las primeras que se efectúa en la región Sureste.

Además de que resaltó que esta intervención no se pudo haber llevado a cabo sin el profesionalismo y entrega de todo un equipo multidisciplinario del Hospital del Niño integrado por tres anestesiólogos, pediatras, cirujanos de mano, enfermeras, médicos residentes, trabajadores sociales, psicólogos, entre otros.

La paciente fue dada de alta este miércoles, por lo que continuará bajo seguimiento médico a través de la consulta externa, a la espera de que continúe evolucionando favorablemente; por lo que más adelante si los padres así lo deciden podría efectuársele una segunda transferencia para mejorar la funcionalidad de su mano.

Por su parte Yani Fabiola Ovando madre de la menor agradeció a todo el cuerpo médico del Hospital del Niño que participó en la cirugía por devolverle a su pequeña la posibilidad de que en el futuro ella pueda utilizar su mano derecha sin problemas.

Señaló que no sabía que en Tabasco se efectuara ese tipo de cirugías de alta complejidad y que se le pudiera realizar a su hija de manera gratuita, pues regularmente éstas llegan a tener un costo superior a los 300 mil pesos, haciéndolas imposibles de pagar para las familias de escasos recursos.

Los Adioses

Víctor Ulín/

Fui, -en 86 minutos-, 152 miradas. Una hora antes había dudado en comprar el boleto cuando sentí el impulso de ver la película después de fijarme en su horario en la pantalla electrónica. La verdad había ido a la plaza a conciliar con el tiempo y la vida, pero es inevitable que revise la cartelera para leer la sinopsis y el origen de los filmes. La reacción es mecánica.
Me tomé el tiempo de duda para tomarme un café-, el verdadero motivo de mi venida-, y regresar a la taquilla. Pagué 56 pesos. Lo mismo que cobran para el ingreso de las otras películas en cartelera y que Cinépolis promueve en su aplicación digital. La de Los Adioses (2017), no, por lo menos las veces que desde casa revisé la cartelera en mi móvil. Sabía de su estreno nacional por una nota difundida en la sección de cultura del noticiario del Canal Once.
Mi función comenzaría a las 7: 55 de la noche. El boleto lo había comprado justo a las 7:30. Disponía de 25 minutos para llegar a la sala 7, sentarme en mi butaca I1, negra, acojinada; observar a que la gente llegara con sus combos de palomitas, nachos y gigantescos refrescos de cola cola; que apagaran las luces y comenzara, como siempre, como es habitual en los estrenos o en películas taquilleras.
Pensé en comprarme unos nachos tradicionales, pequeños, y tomar parte de los 25 minutos para formarme en la fila. Tuve que llamar a la chica que recibe los boletos en la entrada para que revisara el mío, solo para dejarme la parte que conserva el número de mi butaca.
Pasé. Y unos pasos previos a la fila, me detuve. Volví a dudar. Desistí de tentar a mí vesícula con el queso de plástico que acompaña a los nachos. Sería mejor comprar unas botanas en el Oxxo de la Euro Plaza, -pensé- mucho más baratas y sanas- y no habría ningún problema en guardarla en la bolsa delantera o trasera de mi pantalón sin que se notara. Le pedí permiso a la joven para salir.
En el Oxxo no encontré la barra mexicana de dulce de cacahuates acaramelados combinada con semillas de calabaza y amaranto que me gusta. Sostuve en mis manos cacacuates salados y enchilados de varias marcas, pero finalmente no elegí ninguno y salí, a prisa, del lugar, con los nachos apareciendo en mi mente, pero firme en mi decisión.
Le enseñé a la joven mi pedazo de boleto e Ingresé otra vez. Camino a la sala me detuve en la dulcería decidido a comprar algo para entretener mi apetito durante la película. Repasé cada uno de los dulces y casi estuve a punto de comprarme unos agridulces rojos.
2
Era la sala 7. Lo comprobé dos veces. Una, cuando ingresé, y la otra, antes de subir los escalones y sentarme en mi butaca, sin nachos y sin dulces, para corroborar que no me había equivocado. En alguna ocasión –ya no recuerdo en qué lugar ni año- me había sucedido y prefería cerciorarme de que en esta sala proyectarían la película mexicana.
Pensé de nuevo: en unos minutos más, o durante los 10 cuando inicie la proyección de la publicidad, las noticias de Uno y avances de las otras películas, empezarán a llegar parejas en ciernes, melosas, grupos de amigos, amantes, cinéfilos y otros, cargando sus combos grandes o medianos.
Desde mi butaca, la I1, puedo mirar el resto. Repaso varias veces las 152, -restando la mía- que ocupan esta sala, dividida en 11 filas, de arriba abajo: 1 de 17, 3 de 15 y 7 de 13 butacas.
En eso estaba cuando la sala quedó oscurecida y toda la luz preñó a la pantalla.
En las primeras imágenes de la película –que van de lo borroso a lo claro, a propósito- muestran dos cuerpos desnudos, sobre una cama. Los dos actores principales que personifican a la escritora Rosario Castellanos y al filósofo Ricardo Guerra, hacen el amor. Despacito, mientras la cámara les esculca hasta los pies entrelazados de ambos. No hay siseos. Ni risas inmaduras. Ni nadie metido en su celular revisando su facebook ni enviando mensajes. Me siento un voyerista en la habitación de los protagonistas que vivieron una relación amorosa en el filme -y en la vida real- de contrastes y contradicciones, propias de dos almas que ni el tiempo ni la muerte puede separar.
Alguna vez, estudiante universitario entonces–recordé- viví una experiencia similar en el Hospicio Cabañas de Guadalajara. No era, -a diferencia de esta ocasión, un complejo cinematográfico, sino la pequeña sala de cine que estaba al fondo del inmueble, atravesando los pasillos después de pasar por el mural de “El Hombre en Llamas” de Orozco. El frío de aquélla vez era más fuerte. Ahora, en esta sala comercial, ni el frío se siente.
Por un momento temí que cancelaran la proyección de los Adioses si quien estaba al frente de la misma no lograba verme sentado en la parte superior, entrando, a mano izquierda de la sala. Temor, infundado, lo sé. Como en el teatro, la función inicia con o sin espectadores. Por lo menos eso dicen los productores y actores cuando los entrevistan los reporteros para refrendar su vocación en el cine o en el teatro.
Durante los 86 minutos que dura la película, con imágenes reales de la escritora chiapaneca compartidas al concluir el drama, aplacé, incluso, mi ida al baño para no perderme una escena ni una frase de Rosario y –en el fondo- para que la sala no se vaciara.
Solidario, – a una hora y media del Grito de Independencia este 15 de septiembre-, me mantuve, ahí, entre las 152 butacas a esperar a que la película finalizara con sus créditos y patrocinadores. A las 9:34 de la noche la pantalla volvió a quedarse ciega, sin voz y sin cuerpo. Y la sala se mantenía a oscuras. Sospecho que el responsable de la proyección no contó las butacas antes de apagar las luces.

 

 

Una noche con Bunbury en  la sala de emergencias

*Por Vianney Fernanda Morales Segovia/ Foto google/

Cuando la olla repicó en la mesa, el joven de apenas un metro cincuenta y cinco de altura sintió los 30 grados de calor recorrer la mitad de su cara. El ojo le palpitaba y sus pequeñas manos roñosas tocaban sutilmente las ásperas ampollas en busca de alivio.

El ardor del joven se fundió con la brasa de las parrillas donde la carne se cocía, tan roja como su cara y tan blanda como su piel.

-Los brazos me fallaron. No calculé bien y se me sobó la olla. – dijo con voz trémula al doctor.

El médico lo observaba con las manos dispuestas en las mejillas, evaluándolo con una expresión gélida, casi taciturna. Los años de trabajo continuo le habían quitado por mucho la chispa del asombro, y, con ella, se había ido su juventud, alejaba pavorosa dejando los primeros ápices de canas platinadas en las oscuras raíces negras.

Detrás del escritorio cromado en forma de pera se encontraba el paciente Leo, seudónimo con el que había sido bautizado y trabajador de la compañía  del mismo nombre.

La piel tostada y reseca envolvía los 56 kilos de pesor. La cara ovalada, ahora desproporcionada por las ampollas, le daba un matiz de vejez que no le pertenecía, creándole rasgos pétreos, anchándole la nariz y la frente pero reduciéndole los ojos al tamaño de una almendra. Los únicos atributos que permanecieron intactos fueron las pequeñas orejas y el ondulado cabello oscuro descuidado por la falta de tiempo.

-Apenas empezaba mi turno cuando pasó mi desgracia. Estaba cambiando una olla de frijoles a otra cuando se me resbaló y cayó sobre la mesa y de ahí namás’ sentí lo caliente del frijol cuando me salpicó.- le explica, apenado, al doctor, consciente de su torpeza.

A un costado de la silla del paciente se hallaba un pequeño joven que rondaba el metro setenta, de complexión media, como de 75 kilos, tan joven como cualquier freidor en busca de dinero para costear sus estudios. Era el compañero de labores de Leo y el único que lo auxilió y acompañó al médico.

-Yo lo escuché gritar – intervino el compañero para dar detalles del accidente de Leo –: estaba friendo la carne cuando vi que se empezó a chorrear el frijol sobre su rostro y todos se hicieron bola para ayudarlo, pero nadie hacía nada, entonces agarré un trapo de la cocina y lo remojé con tantita agua y se lo puse para que no le ardiera tanto.

Al escuchar el relato del joven, el doctor se removió entre su asiento giratorio forrado de un azul oscuro que discrepaba con el aspecto monótono y blanquecino del consultorio.

Se levantó de un solo impulso y, con tan sólo 3 pasos, acortó la distancia que existía con su paciente.

La bata blanca le revoloteaba indecisa cuando la mano del doctor se posó en su bolsillo izquierdo en busca de una gasa con la que minutos después tanteó la cara de Leo para examinar la gravedad de las quemaduras, cuidadoso y evitando palpar los puntos afectados. Primero le acarició la mandíbula y posteriormente le recorrió la cara completa, desde el arco de las cejas tupidas hasta la comisura de los labios resecos en forma de línea recta, que a la par de los toques se fruncían intentando reprimir el dolor.

-Y ¿a qué hora ocurrió el accidente?- preguntó el doctor dirigiéndose a ambos jóvenes.

-Como a las 7:30- respondió el compañero de Leo.

Al escuchar la respuesta, el doctor ladeó la cabeza en dirección a la pared del costado izquierdo y se cercioró del reloj que indicaba que eran las 21:35.

– Y ¿por qué tardaron tanto en traerlo?- cuestionó el doctor.

-Es que no estaba mi gerente y tuve que esperarla un rato pa’ poder salir, sino me descuentan el día. – justificó el joven herido, que aún mantenía los ojos cerrados y los pies inmóviles.

-Si hijo, pero no debiste esperar tanto, ya hasta ampollas tienes. – le explicó el doctor con tono severo, entrelazando los dedos.

-Lo siento – se disculpó Leo – es que se ponen muy pesados sino reporto porqué me voy.

-Pero primero tienes que pensar en tu salud y después en todo lo demás- lo reprendió el doctor.

Al escuchar la reprimenda, ambos jóvenes asintieron a modo de respuesta; el enfermo por obvias razones y el acompañante por acto reflejo o culpa disimulada.

El consultorio, al igual que toda la sala exterior del hospital público, estaba envuelta con un aire gélido. El aire acondicionado cumplía su función y por ello el amigo de Leo mantenía las manos en los bolsillos del jean desgastado por el uso, aquel que ocupaba exclusivamente para el trabajo y que combinaba con la polo blanca que al pasar de los años se había tornado amarillenta y percudida, hasta el punto de transformar el logo de la empresa en un molde inteligible de tonos opacos.

Pasados algunos segundos, tan lacónico como es debido, el doctor pidió los datos correspondientes al paciente: razón social, puesto (ayudante de cocina), estado civil, dirección, peso y alergias. Las interrogantes de igual forma fueron respondidas con brevedad.

-Bien, te explico, si algo sucede durante tu jornada laboral, se tiene que levantar un documento donde se indique lo ocurrido, y así se tomará como riesgo de trabajo. – dijo diligentemente el doctor.

Al escuchar la explicación del médico, el paciente asintió a modo de respuesta y con resignación.

El doctor tecleaba lo ocurrido en el monitor: una pequeña pantalla con bordes negros colocada en la esquina del escritorio que iluminaba su cara y los lentes angostos de armazón delgado brillaban de la misma forma haciendo más evidente el paso de los años, pues contorneaban burdamente las arrugas de su frente y le remarcaban el ceño.

Mientras las teclas resonaban al son de los dedos, Leo continuaba en silencio, con su paño blanco y húmedo que era lo único que le daba sensación de sosiego en su cara.

Visto de fuera, el consultorio se miraba pequeño. No decepcionaba saber que por dentro era tal cual, tan sobrio como cualquier hospital público, con cuatro paredes blancas algo tintadas por el tiempo que poco a poco fueron adquiriendo un tono marfil.

Al cruzar el acceso de entrada se hallaba de frente un mueble para escritorio de superficie blanca y laterales plomizos. Detrás, una silla giratoria y, delante, un asiento sencillo con almohadillas oscuras que utilizaban los pacientes. En la pared frontal se ve un botiquín de primeros auxilios, acompañado de dos armarios dispensadores con algunos materiales médicos: gasas, apósitos estériles, guantes desechables, curitas, motitas de algodón, termómetro, desinfectante, entre otras cosas.

Adentro, en el consultorio, su amigo estaba parado al costado de Leo, cruzaba las piernas, balanceándose ligeramente sobre el pie derecho. No quería demostrar su aburrimiento, pero sus gestos lo delataban. Durante la consulta permaneció de pie debido a que solo había una silla.

Por encima de la orilla del escritorio se encontraba un frasco atestado de depresores linguales, vulgarmente conocidos como abatelenguas o “palitos de paleta”.

De costado al monitor había una impresora, encima del escritorio y por debajo de una pequeña pizarra verde con bordes plateados. Colocada sobre ella varios avisos y recomendaciones adheridos con un pin.

Al terminar el doctor de redactar la receta, el sonido de la impresora resonó. Era un sonido rectilíneo, robótico; tres sonidos breves y uno más prolongado.

El doctor se acomodó en su asiento y con la mano derecha se ajustó los lentes que constantemente tendían a deslizarse del arco de la nariz a la punta de la misma.

Extendió la mano hacia el acompañante y dio la receta que aún conservaba el olor de la impresora.

-Le entregué la receta a tu amigo. Te receté varios analgésicos que necesitas tomar- dijo el doctor dirigiéndose a Leo –, pero solo si el dolor es excesivo.

El doctor giró apenas unos centímetros la cabeza en dirección al acompañante de Leo.

-Mira, ve a la enfermería para que te entreguen los medicamentos – le pidió. El compañero estaba situado en el mismo lugar desde que llegó. Parado con las manos en las caderas y con buena disposición para hacer lo que le había dicho el doctor, sin embargo, se daba tirones en el oído; no sabía dónde se encontraba la enfermería.

-La enfermería está al final del pasillo, de aquí a la izquierda. – le dijo el doctor, percatado del inconveniente.

Dos minutos después, el amigo de Leo cruzaba el umbral de la puerta con las medicinas en brazo.

-Saca las gotas que están en la caja pequeña y pónselas. – le ordenó el doctor.

El acompañante obedeció cordialmente y con 3 maniobras precisas le inclinó la cabeza a Leo. Le abrió los ojos en busca de espacio suficiente y ágilmente vertió dos gotas en cada uno. Ahora su cara expresaba su dolor con aquellas lágrimas falsas.

-Te voy a otorgar incapacidad por 3 días: viernes, sábado y domingo. – le informó el doctor- y no se te olvide que tienes que volver el lunes a revisión en tu Unidad Médica Familiar.

Nuevamente ambas cabezas asintieron.

-Muchas gracias doctor- dijeron al unísono ambos jóvenes.

Se retiraron los dos. Leo agarrado fuertemente del brazo de su compañero y el acompañante sin decoro alguno junto a él.

 

+++

Fuera del consultorio, en la sala principal, la interna más joven al percatarse de la salida del paciente tomó un papelillo cuadrado y enunció al turno siguiente. Para llegar al consultorio los pacientes tienen que atravesar la puerta que divide la sala de espera y la sala principal. Al cruzar se encuentra un pequeño recibidor con dos sillas plásticas que sirven para los acompañantes, aquellos que solo pueden pasar si es necesario.

En una pequeña antesala, a un costado de la puerta principal, hay varias sillas dispersas sin afán de estorbar, donde dos internas se sientan en sus ratos libres después de llamar a los pacientes. Una báscula y una mesilla metálica hacen juego con la decoración.

Una silla de ruedas atravesó la entrada de la puerta. Poco a poco el cuerpo apareció y detrás la figura de una mujer mayor. Un señor de avanzada edad yacía en una envejecida silla de ruedas, con enmendaduras al costado de los aros propulsores y el óxido impregnado en los reposapiés; las gafas oscuras cubrían la cicatriz de la reciente operación de cataratas.

Su aspecto físico indicaba una secuencia de enfermedades recurrentes y añadiéndole valor distintivo se encontraba el ceño preocupado de su cónyuge. Se notaba por sus arrugas marcadas en la frente que no era la primera vez que se encontraba en esta situación.

-Hola, buenas noches doctor- dijo la señora.

-Buenas noches- respondió cortésmente el doctor – dígame, ¿qué le ocurre al señor?.

-Ay doctor, a este hombre qué no le pasa – enfatizó la señora. Al escuchar la respuesta con ese tono, el doctor reprimió una risa ligera. No es cortés reirse de las desgracias de los enfermos.

-¿Algún problema en específico?- preguntó el doctor.

El paciente en silla de ruedas continuaba en silencio. No había dicho ni una sola palabra desde que había entrado al consultorio, pero su lenguaje corporal revelaba su aflicción. Las comisuras de sus labios se le inclinaban hacia abajo y temblaban al igual que todo su cuerpo. Tenía la cabeza gacha y el cuello en la misma posición.

Por sobre los hombros le caía una fina manta de tela en tono grisáceo, que le cubría parte del cuello y espalda. Una camisa de madrás moteada de verde oscuro hacía juego con el pantalón de loneta color caqui. Ambas prendas muy amplias para su complexión. Aquellos pies que poco a poco habían perdido la movilidad iban cubiertos por unas sandalias negras de plástico con un diseño básico entrelazado por dos tiras de cuero.

-Pues tiene fiebre y tiembla mucho y no ha querido comer desde temprano. – le detalló la señora un tanto preocupada al doctor.

-Sí, ya veo. –respondió el doctor.

El doctor se levantó de su silla. Tres pasos y un estirón de brazo bastaron para que agarrara el termómetro de la repisa.

-Le voy a tomar la temperatura- dijo el médico dirigiéndose al señor en silla de ruedas.

El señor simplemente asintió.

En menos de un minuto el termómetro ya se hallaba debajo del brazo del paciente.

-Tiene 38°C – dijo el doctor con el termómetro en mano.

-Mire señora, le voy a recetar medicamentos, pero le recomiendo que le dé un baño con agua fría y si no se puede, mínimo póngale compresas con hielo.

-Sí, está bien “doc”.

El doctor tomó un abatelenguas del frasco de vidrio y se dirigió al paciente, a quien le pidió que abriera la boca y en un atisbo repentino le insertó el pequeño molde de madera en la lengua hasta dejar ver el estado de su garganta. La pequeña úvula se movía de un lado al otro tan inquieta como la esposa del señor.

Al verificar que no tenía infección y que las amígdalas no estaban inflamadas, se dio media vuelta para lavarse y desinfectarse las manos en el lavabo que se encontraba en la esquina de la habitación, frente a la camilla de exploración que contaba con un escalón y un taburete, accesorios que frecuentemente soportaban el peso de los niños que aún no alcanzaban la camilla.

De regreso a su asiento, el doctor arrojó el abatelenguas en la bolsa verde que recubría el cesto cromado ubicado a la izquierda del escritorio, donde ya se hallaban acumulados varios palitos más  apilados y representaban a los pacientes que atravesaban la pequeña sala de Atención Médica Continua.

Pasados tres minutos, el médico con voz ronca anunció el diagnóstico: Fiebre.

El sonido de la impresora se activó y rápidamente imprimió la receta electrónica de formato prediseñado. Después de diez minutos el paciente junto a su esposa hicieron su recorrido por el pasillo con destino a la sala donde le otorgarían sus medicamentos.

                                               +++

 

Foto crónica Vianney

22:30: la silla detrás del escritorio se quedó vacía por algunos minutos. El doctor salió por los pasillos buscando algunos documentos. Dentro del edificio relucían en las paredes diversos carteles y señalamientos en tonalidad verde que informaban las secciones a las que correspondían los pacientes dependiendo de sus padecimientos.

La sala principal parecía el sistema nervioso. Contaba con dos áreas importantes: la central y la periférica. Dentro de la sala de urgencias estas áreas están formadas por cubículos, cada uno dividido por una densa cortina antibacteriana moteada por un verde pálido que ofrece un acceso rápido tanto a los pacientes como al personal médico.

Por su parte, la sección central estaba constituida por 5 cubículos o neuronas denominados primer contacto, curaciones, yeso, observaciones y sala de reconocimientos múltiples, títulos que se leían en grandes letras blancas. Cada sector contaba con una camilla, a excepción de la sala de observaciones, donde se encontraban 3 camillas enumeradas ubicadas al fondo del área general, frente a la farmacia del hospital.

En la sección periférica se encontraban dos cubículos que fungían como consultorio y farmacia, donde se encontraba el reducido número de medicamentos que ofrecía el hospital.

Debido a que en el hospital se trabajaba una jornada de 24 horas, existían 3 turnos. La actividad diurna iniciaba desde las 7 de la mañana hasta las 2 de la tarde, seguida por el turno vespertino que abarcaba de 2 pm a 8:30 pm y finiquitaba con el horario nocturno que cubría 9 horas y media  a partir de las 9 pm.

El servicio de limpieza intermitentemente aseaba el área, fregando los pisos con el trapeador y una vez que había quedado limpia la zona, la desinfectaban con productos específicos para ello.  Dentro del hospital se respiraba un aire limpio. Olía a aquellos aromatizantes que usualmente colgaban del retrovisor de un auto familiar.

23:15. El silencio gobernaba dentro del hospital.

23:25. Los pacientes dejaron de llegar. De pronto una leve melodía comenzó a sonar. Enrique Bunbury cantaba en toda la sala a través del teléfono móvil del enfermero en turno. El acorde atravesaba los corredores iluminados del hospital, las lámparas circulares abarcaban los metros de pasillo en la estancia.  La gutural voz de Bunbury creaba una copla perfecta con la oscuridad que se filtraba por los grandes ventanales y las paredes vidriosas.

23:45. En la antesala, sentadas en sillas de oficina, se encontraban dos internas jóvenes, una más alta que la otra, peliteñidas y recién graduadas; en una silla aparte un enfermero treintón pasado de peso las acompañaba. Se habían puesto de acuerdo respecto a las horas placenteras de sueño que a cada uno le correspondía. Habían acordado levantarse cada 2 horas. A la pasante más pequeña la iban a despertar a la 2:00 am, a la siguiente a las 4:00 y al enfermero a las 6:00 am.

Las tazas de café resonaban en busca del néctar de los mañaneros y los desvelados y se volvió un frenesí cuando se dieron cuenta que el agua caliente se había agotado en la planta baja. Todo quedó apacible, sin ruido. Los pacientes habían dejado de llegar.

*La autora es alumna de la licenciatura de Comunicación de la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco (UJAT), México, y la presente crónica fue elaborada para acreditar parcialmente la asignatura de Géneros Periodísticos.

Solo cuestión de trámite de CFE ante Hacienda para cumplir NUEVAtarifa eléctrica y borrón y cuenta nueva para Tabasco: Adán Augusto

Paraíso, Tabasco, martes 23 de abril de 2019.-

Redacción/

• Tras lamentar que se presenten todavía problemas de inseguridad, el jefe del Ejecutivo destacó que su gobierno ha instrumentado una estrategia de cuadrantes y sectorización que ha permitido reducir los índices delictivos en diversas zonas
• Afirmo que en Paraíso y otros municipios se percibe una mayor actividad económica lo cual se incrementará conforme avancen los proyectos de la refinería y la producción petrolera

Redacción/

Al confirmar que avanzan sin ningún contratiempo los trabajos para la construcción de la nueva refinería en Dos Bocas, Paraíso, el gobernador Adán Augusto López Hernández aseguró que a pesar de los hechos violentos que se han registrado, prevalecen las condiciones para invertir en Tabasco.

Consciente de que el Estado presenta todavía problemas de inseguridad y hay una percepción real de este problema por parte de la ciudadanía, el mandatario estatal aseguró que también hay avances en el combate a delitos como el secuestro, del cual, no existe registro de alguno durante el mes de abril.

“Desde luego que es lamentable que se den hecho delictivos, como el del fin de semana pasado, pero también estamos conscientes de que hay en la zona de La Chontalpa, hechos delictivos que han aumentado como el homicidio culposo relacionados más con delitos del fuero federal que con delitos del fuero común”, precisó.

López Hernández explicó que a través de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC), se ha instrumentado una estrategia de cuadrantes y sectorización, que ha permitido reducir los índices delictivos en colonias populares de la capital.

“Si hoy revisan ustedes en Villahermosa, en la avenida Universidad, en Las Gaviotas, en la avenida Ramón Mendoza (Tierra Colorada) y en algunas otras partes, hay operativos para controlar el asunto de las motocicletas, o sea, ahí vamos, por eso yo hablo de seis meses”, indicó.

En ese sentido comentó que en Paraíso y otros municipios se percibe una mayor actividad económica, con un aumento en la ocupación hotelera de Villahermosa que incrementará conforme avancen los proyectos de la refinería y la producción petrolera en el Estado.

Sobre este tema, López Hernández compartió que los trabajos de preparación para la construcción de la nueva refinería no se han detenido y que las instancias federales están en espera del fallo de la licitación para conocer qué empresa estará a cargo de la ingeniería del proyecto.

Sin contar la inversión para la construcción de la refinería por el orden de los 160 mil millones de pesos en tres años, el mandatario recordó que este año Petróleos Mexicanos (Pemex), destinará en el Estado otros 50 mil millones de pesos relacionados con los trabajos de exploración y perforación de pozos.

En relación a la negociación para que a Tabasco se le autorice una tarifa eléctrica justa, López Hernández aclaró que no hay ninguna dilación y sólo se está en espera de los trámites jurídicos correspondientes por parte de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), ante la Secretaría de Hacienda.

Tras corroborar que el planteamiento del Gobierno del Estado es que la CFE otorgue a los tabasqueños la tarifa 1F, la más baja del mercado, reiteró que la empresa productiva ya tiene el último proyecto de convenio elaborado y sólo se está en espera de los trámites jurídicos.

Anuncios

Reafirma Adán Augusto compromiso para recuperar la paz social en Tabasco

Redacción/

Villahermosa, Tabasco, lunes 22 de abril de 2019.-

• El Gobernador de Tabasco aseguró que se realiza un trabajo coordinado entre los tres órdenes de gobierno y que será reforzado con el Plan Estratégico de Seguridad que se pondrá en marcha próximamente

Redacción/

El gobernador de Tabasco, Adán Augusto López Hernández, reafirmó su compromiso de recuperar la paz y tranquilidad de los tabasqueños a través de un trabajo coordinado entre las tres instancias gobierno que se reforzará en los próximos días con el Plan Estratégico de Seguridad.

Tras lamentar los recientes hechos ocurrido en Comalcalco, el mandatario estatal sostuvo que con las acciones implementadas desde el inicio de su administración, se ha logrado reducir los índices en secuestro y robo con violencia, delitos en los que el Estado ocupaba los primeros lugares desde el sexenio pasado.

Asimismo, el gobernador reconoció que hay otros delitos, como el homicidio culposo, que han aumentado, pero, remarcó, “la mayoría de ellos relacionado con ilícitos del fuero federal”.

Entrevistado tras recorrer el centro de la ciudad de Villahermosa, precisó que el 85 por ciento de los homicidios culposos registrados en el año, están relacionados con delitos del fuero federal y no del fuero común.

Como parte de las acciones a implementar en el combate a la inseguridad, López Hernández confirmó que se licitó y adjudicó la compra de un parque vehicular para la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, consistente en 85 patrullas Pick Up, 40 motopatrullas, 18 vehículos tipo Sedan, 20 patrullas tipo Interceptor; además de 16 patrullas y ocho grúas tipo rampa para la Policía Estatal de Caminos (PEC), que se pondrán en circulación los próximos días.

Aunado al equipamiento y capacitación de los cuerpos policiacos de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC), y de la Fiscalía General del Estado (FGE), en el territorio tabasqueño se establecerán seis destacamentos de la Guardia Nacional que se sumarán al propósito de recuperar la paz social.

Sin especular sobre las líneas de investigación que se siguen en la reciente ejecución de dos mujeres en Comalcalco, el Ejecutivo aseguró que la Fiscalía General del Estado en coordinación con autoridades estatales y municipales investigan los hechos para dar con los responsables.

Saldo blanco en Viacrucis de Villahermosa

+En el municipio de Centro se realizaron 22 escenificaciones de la Pasión de Cristo que fueron resguardadas por 343 elementos de la SSPC y la PEC

• Ante el incremento del oleaje y los vientos, el IPCET determinó prohibir la entrada de bañistas a las playas de Paraíso y Centla; la dependencia mantiene bandera amarilla en Cárdenas

Redacción/

El Gobierno del Estado a través de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC), informó que se registró saldo blanco durante las diversas representaciones del Viacrucis que se llevaron a cabo en la capital tabasqueña.

FOTO OPERATIVO (3)

En el municipio de Centro, se realizaron alrededor de 22 escenificaciones de la Pasión de Cristo, donde un total de total 343 elementos de SSPC y de la Policía Estatal de Caminos (PEC), a bordo de 33 radio-patrullas, 12 vehículos convencionales y 8 moto-patrullas resguardaron el orden y brindaron seguridad a los miles de personas que asistieron a estas manifestaciones religiosas.

FOTO OPERATIVO (2).jpeg

Los efectivos de la PEC desde temprana hora dispusieron operativos para hacer los cortes viales, orientando a los conductores sobre las vialidades alternas, por lo que todo transcurrió sin percances.

Las autoridades estatales mantuvieron una mayor vigilancia en los Viacrucis de la colonia Tamulté de las Barrancas, de Centro, Infonavit, Atasta de Serra y Tierra Colorada.

 

FOTO OPERATIVO (5).jpeg

En tanto el Instituto de Protección Civil del Estado de Tabasco (IPCET), vigiló el desarrollo del evento en la colonia Tamulté de las Barrancas, donde desplegó personal con extintores, así como dos carros cisterna para actuar en caso de emergencia. También desplegó operativos en Tenosique, Huimanguillo, Tacotalpa, Teapa y Jalapa.

Para ampliar más la seguridad a los feligreses, la SSPC activo de nuevo el sobrevuelo del helicóptero tipo Bell 2016, como resultado de la política de seguridad aplicada por el gobernador Adán Augusto López Hernández.

Asimismo, el IPCET brindó apoyo con ambulancia y personal paramédico en el Viacrucis de la Parroquia Nuestra Señora de Guadalupe y San Juan Diego, el cual comprendió un recorrido de ocho kilómetros, saliendo de la ranchería Emiliano Zapata, hasta llegar al parque central del fraccionamiento Bosques de Saloya.

Por parte de la Secretaría de Salud, el Servicio Estatal de Urgencia mantuvo atención médica prehospitalaria en los viacrucis de Tamulté y Tierra Colorada para brindar auxilio a la población o realizar algún traslado a los hospitales.

Prohíben la entrada al mar en playas de Paraíso y Centla

Ante el incremento del viento y el fuerte oleaje de hasta metro y medio de altura, el IPCT determinó este viernes izar bandera roja en las playas de Paraíso y Centla, por lo que quedó prohibido el acceso a los bañistas al mar.

La dependencia informó que personal del Centro Regional Sabana en coordinación con la unidad municipal de Cárdenas izó la bandera amarilla en las playas de Sánchez Magallanes, lo cual indica que los bañistas pueden nadar con precaución.

El mal tiempo es causado por el Frente Frío número 52 que alcanzó la entidad por la tarde del jueves y que generó durante la madrugada del viernes, un potencial lluvias moderadas de 5.1 a 25 mm. De acuerdo al informe, se estima que las rachas de viento en la zona costera disminuyan y se normalicen por la tarde.

Continuará vigilancia turística

Los operativos de vigilancia y puestos de auxilio de la SSPC, IPCET y la PEC, mantendrán lo que resta de las vacaciones de Semana Santa, en las entradas y salidas de la ciudad de Villahermosa, así como en los principales balnearios de la entidad, con apoyo de elementos de la Fiscalía General del Estado (FGE) y de las fuerzas federales.

Las autoridades estatales recomiendan a la población no exponerse a los rayos del sol por periodos prolongados, principalmente cuidar a niños y personas de la tercera edad; utilizar bloqueadores solares y sombreros, así como a hidratarse permanentemente.

Inicia la diversión con deslizador acuático en Mina

Redacción/

*Autoridades del Ayuntamiento de Centro, garantizaron la seguridad a los visitantes que acudan a disfrutar de la diversión en horario de 8 de la mañana a 6 de la tarde.

*El acceso al deslizador acuático será gratuito; podrán ingresar mayores de 14 años de forma libre, y quienes tienen entre 12 y 13 años, deberán ir acompañados de un adulto.

Redacción/

Una gran fiesta se vivió este miércoles durante la grabación del video promocional del deslizador acuático instalado sobre la avenida Francisco Javier Mina esquina con 27 de Febrero, que forma parte de “La playa va a tu colonia”, el programa del Ayuntamiento de Centro que acerca a las familias la máxima diversión durante las vacaciones de Semana Santa.

La espera terminó, listo el deslizador acuático. 170419 (1)

 

Luego de la colocación del inflable, las diversas pruebas y estrictas medidas de seguridad que fueron supervisadas por el presidente municipal Evaristo Hernández Cruz, todo está listo para recibir a miles de paseantes del 18 al 21 de abril, en horario de 8 de la mañana a 6 de la tarde.

La playa va a tu colonia, entretenimiento familiar. 170419 (1).jpeg

Para invitar a las familias a que acudan para disfrutar de un rato de sano esparcimiento, se realizó la grabación del videoclip con el tema “De Tabasco”, autoría de El Metra Ft. Mr. Brandon, con la producción musical de Rafael Casvels, quienes lo convirtieron en un éxito hace poco más de un año al obtener más de cuatro millones de reproducciones en youtube.

 

Con mucho entusiasmo, El Metra & Mr. Brandon, intérpretes de este tema musical, dieron muestra de su talento acompañados de bailarines de la academia Hathor Dance Studio, el conductor de televisión Paco Meza y los ‘youtubers’ Gabriel y Regina de “La Pedacera”, quienes agregaron un toque de humor; así como la entusiasta participación del promotor deportivo, el ciclista Kinich García García “Fuerza México”.

La playa va a tu colonia, entretenimiento familiar. 170419 (2).jpeg

A ritmo de reguetón “Hace mucho calor, ¿qué es lo mejor para calmar el calor?  No hay nada mejor que un vaso de pozol, para ti, para mí”, y con una vistosa coreografía, en el videoclip se convoca a chicos y grandes a disfrutar de la máxima diversión en el deslizador acuático de 80 metros de largo.

 

La melodía, que incluye una mezcla de rap, acompañó a los protagonistas mientras vivieron la adrenalina de ser los primeros en lanzarse por el deslizador acuático. En este día de grabación, también se les vio disfrutar del baile, la música del DJ Nelo y un vaso de pozol al término de la jornada; todo quedó capturado en imágenes que serán vistas por miles de tabasqueños en redes sociales.

 

El deslizador acuático es una atracción más del programa vacacional “La playa va a tu colonia” que durante las vacaciones de Semana Santa se puso en marcha para ofrecer un espacio de entretenimiento a las familias que por dificultades económicas no pueden visitar una playa o balneario.

 

Entre las recomendaciones para el correcto uso del deslizador acuático, están: ser mayores de 14 años y usar ropa adecuada. En el caso de quienes tienen entre 12 y 13 años de edad, se requerirá el acompañamiento de un adulto para poder usar esta atracción gratuita.

 

Por su parte, el director de Educación, Cultura y Recreación de Centro, Miguel Ramírez Frías, aseguró que se están implementando las medidas necesarias para garantizar la tranquilidad en los próximos días a quienes acudan a disfrutar del deslizador acuático.

 

“Por indicaciones del presidente municipal, Evaristo Hernández Cruz, estamos tomando todas las precauciones para que las actividades en el deslizador acuático se desarrollen de forma segura; habrá más de 30 personas por turno, encargadas de vigilar que no haya riesgos”, enfatizó.

 

 

Disfrutan familias “La playa va a tu colonia”

El titular de la DECUR, Miguel Ramírez Frías, también sostuvo que se ha tenido una excelente respuesta de la ciudadanía en las albercas instaladas en seis colonias y dos villas, así como las albercas semiolímpicas de las colonias La Manga II y Ciudad Industrial, que en el quinto día de actividades recibieron a más de 16 mil personas.

 

Niños, jóvenes y adultos, no han perdido la oportunidad de darse un “chapuzón” y participar en actividades recreativas, culturales y deportivas. También han aprovechado los cortes de cabello y manicure gratis que se ofrecen en las diferentes sedes.

 

“A partir de este jueves se espera un repunte en la afluencia de visitantes a las albercas, así como una gran asistencia a la inauguración del deslizador acuático instalado en la avenida Francisco Javier Mina, y estamos preparados para garantizar la seguridad de todos”, insistió Ramírez Frías.

 

———-00———-

 

Golazo de chilena del gobernador Alejandro Moreno en partido de fútbol

San Francisco de Campeche, Camp., a 18 de abril de 2019.-Momento exacto en el que el gobernador Alejandro Moreno Cárdenas metió gol de chilena en partido amistoso que jugó como integrante del equipo Corsarios contra Amigos de la API, en el balneario Playa Bonita, luego de haber atestiguado la entrega del distintivo “Turismo Incluyente” que la Sectur federal otorgó a esta zona de playa.

18abril-gol chilena gobernador amc2

El equipo del mandatario estatal se impuso al contrincante con marcador de 8-4.

 

Atestigua el gobernador Alejandro Moreno entrega del distintivo “Turismo Incluyente” al balneario Playa Bonita de Campeche

+Es el primero que otorga la Sectur federal a nivel nacional

Redacción/

San Francisco de Campeche, Camp., a 18 de abril de 2019.-El gobernador Alejandro Moreno Cárdenas atestiguó la entrega del distintivo “Turismo Incluyente” que la Secretaría de Turismo federal realizó al balneario Playa Bonita, con lo que se convierte en referente a nivel nacional al ser ejemplo de inclusión y en brindar servicios de calidad a todos los visitantes, sin importar la edad ni el tipo de discapacidad de las personas.

18ABRIL2019-GOBERNADOR AMC-PLAYA BONITA-ENTREGA DISTINTIVO Y RECORRIDO4

Antes de inaugurar el parque acuático que estará funcionando de manera permanente en esa zona recreativa, Moreno Cárdenas significó que los trabajos de modernización de Playa Bonita que se han efectuado desde el inicio de su gobierno y que han representado una inversión superior a los 16 millones de pesos, propiciaron que la afluencia de bañistas creciera, entre el 2015 y lo que va del 2019, de 130 mil a más de 230 mil.

 

18ABRIL2019-GOBERNADOR AMC-PLAYA BONITA-ENTREGA DISTINTIVO Y RECORRIDO5.jpg

“Hemos tenido un crecimiento amplio, tan solo en la Semana Santa del año pasado nos visitaron 70 mil personas; este año con toda la modernización y el parque acuático creemos que nos visitarán muchas más”, apuntó.

 

18ABRIL2019-GOBERNADOR AMC-PLAYA BONITA-ENTREGA DISTINTIVO Y RECORRIDO9.jpg

El también presidente de la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago), agradeció a la Sectur federal la entrega del distintivo, pues es el primero que se otorga entre todas las playas del país.

 

18ABRIL2019-GOBERNADOR AMC-PLAYA BONITA-ENTREGA DISTINTIVO Y RECORRIDO13.jpg

Subrayó que los tres órdenes de gobierno han estrechado la labor de coordinación para que las familias disfruten con paz y tranquilidad sus vacaciones en aguas campechanas, al tiempo que exhortó a la población a cuidar las instalaciones y preservar el medio ambiente, evitando tirar basura.

 

18ABRIL2019-GOBERNADOR AMC-PLAYA BONITA-ENTREGA DISTINTIVO Y RECORRIDO14.jpg

Moreno Cárdenas aclaró que el parque acuático solo se retirará del mar cuando haya eventos climatológicos fuertes, como huracanes.

Igualmente, reconoció el trabajo que ha realizado el Sistema DIF estatal en coordinación con la API para que Campeche tuviera su primera playa inclusiva, la primera también en todo el Golfo de México.

En su intervención el director general de Innovación del Producto Turístico de la Secretaría de Turismo federal, Francisco de la Vega Aragón, puntualizó que el sello de Turismo Incluyente que se entrega al balneario Playa Bonita se debe a su diseño, construcción, operación, mantenimiento y vigilancia.

Apuntó que ahora se ha vuelto un producto turístico interesante y atractivo para los visitantes nacionales y extranjeros, pues además de distinguirse por ofertar servicios de calidad y contar con orden, control y vigilancia, se ha unido al esfuerzo de lograr un México incluyente, al eliminar las barreras físicas y psicológicas e incorporar criterios de accesibilidad en sus operaciones cotidianas y cultura organizacional para que los turistas con discapacidad disfruten de las instalaciones y de la tranquilidad que ofrece Campeche.

“Para que México siga creciendo de manera sostenible es necesario desarrollar productos turísticos como este, que sirven para todos e incluye a personas con discapacidad, adultos, niños”, acotó.

Con antelación, el director de la Administración Portuaria Integral (API), Alejandro Manzanilla Casanova, detalló que durante esta administración se han invertido en el balneario más de 16 millones de pesos por lo que hoy cuenta con 15 palapas nuevas para hacer un total de 70; piso podotáctil, áreas y baños adaptados, señaléticas en braille, mobiliario anfibio, así como un nuevo y moderno parque acuático.
Seguidamente, el secretario de Turismo, Jorge Manos Esparragoza, resaltó que Campeche se convierte una vez más en referente nacional, ya que es primera vez que la Secretaría de Turismo federal certifica y entrega el distintivo “Turismo Incluyente” a un balneario del país, debido a las buenas políticas públicas que lidera el gobernador Moreno Cárdenas.
Al término del evento de entrega del distintivo, Moreno Cárdenas recorrió la zona de playa saludando a los visitantes y se dirigió al área donde fue instalado el parque acuático, para cortar el listón inaugural y ponerlo en servicio. La estructura tuvo una inversión de dos millones de pesos, estará instalada en el balneario de manera permanente, podrán ingresar, durante una hora, personas a partir de los seis años de edad y para garantizar la seguridad, solamente 75 podrán hacer uso de ella al mismo tiempo.

Luego de la inauguración, tras un partido de fútbol amistoso que jugó con su equipo Corsarios contra Amigos de la API, disfrutó de las aguas del balneario junto a decenas de visitantes.

También acompañaron al gobernador, el presidente de la Comisión de Turismo del Congreso del Estado, Jorge Jesús Ortega Pérez; el capitán de Puerto, José Florentino Gallardo, y niños custodios.

Periodismo informativo y narrativo.

A %d blogueros les gusta esto: